Fabricio Correa, hermano del presidente Rafael Correa, de quien está distanciado, anunció que será candidato a la presidencia tras entregar al organismo electoral 250.000 firmas para inscribir su movimiento político denominado Equidad, Progreso y Orden.

Fabricio Correa, un empresario de la construcción, acudió junto con decenas de seguidores al Consejo Nacional Electoral para entregar los documentos con las 250.000 firmas, aunque la ley dispone que 158.000 son suficientes para el reconocimiento de la agrupación política.

El organismo electoral deberá revisar y aprobar tales firmas, que fueron recolectadas desde hace meses en todo el país por simpatizantes del hermano mayor del presidente Correa.

Consultado por AP si postulará a la presidencia, Fabricio Correa respondió: "Sí, por supuesto. No busqué esta situación. He asumido el desafío con responsabilidad ... Mi proyecto no es de oposición, y eso lo entiende la gente porque la oposición es destructiva".

Fabricio Correa, de 53 años, ha manifestado su apoyo a la economía de libre mercado, con regulación estatal, mientras que el mandatario, de 48 años, dice ser seguidor del socialismo del siglo 21 y ha impuesto una fuerte presencia del estado en casi todas las actividades económicas.

Fabricio y el presidente Correa están distanciados desde el 2009, luego de denuncias periodísticas de que la empresa constructora del hermano del gobernante mantenía contratos con el estado, situación prohibida por la ley. El mandatario puso fin a esos contratos unilateralmente, lo que causó la molestia de Fabricio y el quiebre con el gobernante.

Las denuncias sobre los negocios del hermano del presidente dieron origen al libro El Gran Hermano, de los periodistas Juan Carlos Calderón y Cristian Zurita, que fueron acusados de injurias por el primer mandatario, quien dijo no haber conocido de tales contratos como lo afirmaban sus autores. La justicia condenó a Calderón y Zurita en primera instancia al pago de 2,1 millones de dólares, pero Correa los perdonó a finales de febrero con lo cual quedaron nulos los efectos económicos y judiciales derivados de la sentencia.

Para las elecciones presidenciales del 2013 el presidente Correa, que llegó al poder en enero del 2007, aún no confirma si postulará a la reelección, aunque en su partido Alianza País lo dan como un hecho.