Dirigentes de varias organizaciones nacionales hispanas partieron el miércoles hacia el estado de Alabama para participar en la recreación de una protesta histórica que en 1965 dio lugar a la Ley de Derechos Electorales, la cual eliminó obstáculos que enfrentaba la población de raza negra para ejercer su derecho al voto.

Janet Murguia, presidenta del Consejo Nacional de la Raza (NCLR por sus siglas en inglés), dijo que este año la conmemoración de protesta se centrará no solo contra leyes estatales que exigen al votante mostrar documentación para ejercer el voto, sino también contra leyes estatales migratorias vigentes en estados como Alabama mismo, que son bastante estrictas con los inmigrantes que no poseen la autorización para residir en el país.

"La comunidad afroamericana sabe al igual que nosotros, que las leyes anti-inmigrantes y de identificación del votante son realmente un asalto a los derechos civiles", dijo Murguia durante una conferencia de prensa.

Los electores en Alabama necesitarán mostrar a los miembros de la mesa electoral un documento de identidad que incluya una foto.

Por su parte, la ley estatal de inmigración exige a la policía determinar la condición migratoria de los conductores a los que detenga, y a los despachos gubernamentales verificar la condición migratoria de quienes deseen matricular auto, inscribir un niño en la escuela o renovar una licencia comercial. Ambas leyes fueron aprobadas en el 2011.

La marcha original de 1965 en Alabama partió de Selma a Montgomery y comenzó cuando la policía reprimió a un grupo de manifestantes, algunos de los cuales fallecieron como consecuencia de la golpiza, en una jornada conocida como "Domingo Sangriento" (Bloody Sunday).

Este año, la delegación hispana se sumará a una jornada prevista para el jueves contra la ley estatal de inmigración y culminará el viernes con una concentración ante el Congreso estatal en Montgomery.

Además de NCLR, asistirán la Federación Hispana, el Consejo Laboral para el Avance de los Latinoamericanos (LCLAA por sus siglas en inglés), y la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC por sus siglas en inglés).

La Coalición de Inmigrantes de Florida anunció el miércoles en un comunicado que 60 personas de la comunidad latina y afroamericana de ese estado también viajarán a Alabama en autobús para participar en la marcha.

Organizaciones pro derechos civiles sostienen que las leyes sobre identificación del elector ampliarán la brecha existente entre la calidad de vida de los blancos y de las minorías étnicas.

Brentt Wilkes, director ejecutivo de LULAC, dijo a AP que 35 estados de la nación han iniciado el proceso para adoptar leyes sobre identidad del elector, y señaló que comparten la misma motivación de las leyes que ponían obstáculos para que la población de raza negra votara antes de 1965: "son esfuerzos para evitar las minorías voten y preservar el poder dentro de la comunidad que no es minoría étnica".

Defensores de estas leyes argumentan que persiguen acabar con el fraude electoral.

___

Luis Alonso Lugo está en twiter como @luisalonsolugo