La marcha sorprendente del APOEL no termina. El modesto equipo de Chipre se instaló el miércoles en los cuartos de final de la Liga de Campeones tras vencer al Lyon 4-3 en una definición por penales.

En la tanda desde los 12 pasos, el arquero Dionisios Chiotis fue la figura del cuadro de la pequeña isla del Mediterráneo al tapar los remates de Alexandre Lacazette y el brasileño Michel Bastos.

APOEL, en cambio, no falló en los cuatro remates que dispuso.

El partido en la cancha de APOEL se tuvo que definir desde los 12 pasos, luego que los locales se impusieron 1-0 en el duelo de vuelta gracias a un tanto del delantero brasileño Gustavo Manduca a los nueve minutos. Los franceses se impusieron por idéntico marcador en la ida y el 1-1 global persistió tras un alargue de media hora.

Los anfitriones supieron resistir con diez hombres los últimos seis minutos del tiempo extra tras la expulsión de Manduca por doble amonestación.

APOEL ya había hecho historia como el primer club chipriota en alcanzar la ronda de octavos de final.

La última atajada de Chiotis en el estadio GSP tras otra hazaña, quizás la menos esperada en esta campaña europea, al dejar fuera a un gigantes del fútbol francés.

Lyon fue de menos a menos en el partido, pero la mala puntería fue su cruz. Bastos desperdició dos buenas ocasiones en el primer tiempo para marcar un gol de visitante que hubiese sido clave.

Al tratar de apretar arriba, los franceses quedaron siempre expuestos al contragolpe del APOEL, pero éstos tampoco pudieron dar la estocada en un trámito que siempre dio la impresión terminaría por resolvarse con los penales.