Un sindicato que representa a camioneros huelguistas en la ciudad más grande de América del Sur acordaron obedecer una orden judicial para poner fin a un paro que agotó los suministros de combustible en las estaciones gasolineras en todo Sao Paulo, dijeron el miércoles los dirigentes gremiales.

Sin embargo, el líder del sindicato de conductores, Norival de Almeida Silva, dijo que sus agremiados todavía estaban por votar el miércoles sobre la conveniencia de poner fin a la huelga, de manera que la "decisión final depende de los conductores de camiones".

La mayoría de las 2.000 gasolineras de la ciudad se han quedado sin combustible, aseguró a los periodistas José Gouveia, presidente de una asociación que representa a los propietarios de las estaciones.

"Si la huelga termina hoy, deberán pasar cinco días por lo menos para que las cosas vuelvan a la normalidad en las estaciones de servicio", agregó.

El miércoles había filas de vehículos en algunas estaciones de Sao Paulo que aún tenían combustible para vender.

La televisión mostró autos policiales escoltando a aquellos camioneros que no se sumaron a la huelga mientras entregaban combustible a empresas de autobuses y al aeropuerto Congonhas de Sao Paulo.