La policía en India anunció el miércoles el arresto de un periodista local en relación con la explosión de una bomba en un vehículo diplomático israelí, en febrero, en Nueva Delhi, en la primera detención a causa de este atentado que, según Israel, fue orquestado por Irán.

Syed Mohammed Kazmi fue capturado el martes después de que las investigaciones mostraran que tuvo contacto con un sospechoso al que se atribuye la colocación de una bomba magnética en el vehículo diplomático israelí, dijo el portavoz policial, Rajan Bhagat.

Los agentes catearon la casa de Kazmi en los últimos dos días para reunir evidencia de la implicación de éste en el atentado del 13 de febrero en el que resultaron heridos la esposa de un diplomático, el conductor de la misma y dos personas más de un coche cercano, afirmó la policía.

Las autoridades no precisaron qué tipo de pruebas recogieron del lugar.

Kazmi, de 50 años, era interrogado y tenía previsto comparecer el miércoles en un tribunal antes de que sea entregado a las autoridades de las agencias investigadores para ulteriores interrogatorios, dijo Bhagat. Se desconocía de inmediato para que medios noticiosos trabajaba Kazmi.

Israel culpó a Irán del atentado, pero las autoridades indias se rehúsan a fincar culpa alguna mientras prosiga la investigación.

La policía dijo que el atentado comenzó cuando un hombre en una motocicleta pegó la bomba magnética al vehículo diplomático y huyó del lugar.

El estallido ocurrió el mismo día que una bomba fue descubierta en un vehículo diplomático israelí en la ex república soviética de Georgia.

Al día siguiente, tres iraníes hicieron estallar de manera accidental la casa en al que se encontraban en Tailandia y las autoridades israelíes dijeron que la similitud de los explosivos de esas personas, el atentado en India y el intento en Georgia vinculaban a Irán con los tres incidentes.

Israel acusa a Irán de estar implicada en una campaña secreta de terrorismo de estado y amenazó con atacar militarmente las instalaciones nucleares iraníes.