El secretario de Transporte de Argentina, Juan Pablo Schiavi, presentó el miércoles su renuncia al cumplirse dos semanas del accidente ferroviario que causó la muerte de 51 personas.

Schiavi se dirigió a la presidenta Cristina Fernández en una carta para darle a conocer su dimisión, que según dijo se debe a "estrictas razones de salud" y a "la angioplastia a la que fue sometido recientemente", señaló la agencia oficial de noticias Telam.

En lugar de Schiavi fue nombrado a cargo de la secretaría de Transporte Alejandro Ariel Ramos, intendente de la ciudad de Granadero Baigorria, situada en la provincia de Santa Fe, informó a los periodistas el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro, poco después de que se conociera la carta de dimisión.

Opositores habían pedido la renuncia de Schiavi tras el choque el 22 de febrero de un tren de pasajeros contra el paragolpes de la estación Once de Buenos Aires, en lo que constituyó una de las más graves tragedias ferroviarias en la historia de Argentina.

La dimisión del funcionario se produce en medio de la investigación del accidente. La justicia prohibió salir del país a Schiavi y a Claudio Cirigliano, uno de los dueños de la empresa Trenes de Buenos Aires, entre otros funcionarios y directivos de esa empresa. La compañía tiene a su cargo la concesión del servicio del ferrocarril accidentado y ha sido intervenida por el gobierno.

Después del accidente, Schiavi hizo unas polémicas declaraciones en las que cuestionó el hecho de que los pasajeros de trenes en Argentina tiendan a concentrarse en los primeros vagones --los más dañados en el siniestro ocurrido en la estación Once-- y dijo que en un día feriado los muertos habrían sido menos.

Pocos días después del accidente, el entonces secretario fue sometido a una intervención quirúrgica a causa de una arteria obstruida.

Schiavi dijo en su carta a la mandataria que "como es de público conocimiento he sido sometido a una intervención cardiovascular del tipo angioplastia transluminal con colocación de stent y otras dos angioplastias simples en lesiones de la misma arteria, que requiere, por sugerencia médica, un período de recuperación y tratamiento específico de al menos 60 días".

Agregó que "la naturaleza del cargo con que he sido honrado... así como el proceso de transformación iniciado en el sector necesitan de una dedicación total y sin descanso, incompatible con mi realidad actual".

Schiavi fue secretario de Transporte desde 2009 y anteriormente se desempeñó como presidente de la Administración de Infraestructuras Ferroviarias Sociedad del Estado.