Una adolescente ha recaudado más de 200.000 firmas en un esfuerzo por cambiar la clasificación R (la cual pide que los menores de 17 la vean acompañados de un adulto) que le dieron al documental sobre el hostigamiento escolar "Bully" en Estados Unidos.

Sin embargo, la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos (MPAA por sus siglas en inglés), una de las organizaciones encargadas de la clasificación de las películas en el país, no quiere hacer el cambio para la cinta que está precisamente dirigida a adolescentes, dijo la joven activista.

Katy Butler, de 17 años, se reunió el miércoles con representantes de la MPAA y les entregó cuatro cajas con papeles que contienen las firmas que recaudó en internet. La chica instó a la organización a cambiar la clasificación de la película a PG-13 (no apta para menores de 13 años) para que más gente pueda ver el documental.

"Bully" sigue la vida de cinco víctimas de hostigamiento escolar y sus experiencias durante un año escolar.

Joan Graves de MPAA dice que a pesar de que "Bully" es una "película maravillosa" la principal responsabilidad de la organización es proporcionar información a los padres sobre el contenido de las películas. "Bully" tiene una clasificación R por que en ella se dicen groserías.