Los precios de las acciones sufrieron el martes su peor desplome en más de tres meses, su primer traspié después de una racha alcista fuerte y constante. Wall Street, preocupado por la economía mundial, prefirió esperar a que Grecia presione a los últimos inversionistas para que firmen un acuerdo para el rescate del país.

El índice industrial Dow Jones cerró la jornada con un retroceso de más de 200 unidades, con lo que cedió más de una tercera parte de su avance de 745 unidades desde el 1 de enero, el mejor inicio de año en los mercados de Estados Unidos desde 1998.

La ola de ventas bursátiles en Estados Unidos, que se extendió hacia el oeste desde los mercados europeos, también interrumpió un periodo de calma fuera de lo común en Wall Street.

Antes del martes, el Dow nunca perdió más de 100 puntos durante 45 jornadas bursátiles consecutivas, su racha más larga desde 2006.

La baja de 203,66 puntos fue la peor que haya registrado el Dow desde el 23 de noviembre. El promedio cerró en 12.759,15. Ocurrió cuando apenas la semana pasada superó los 13.000 puntos por primera vez desde mayo de 2008, cuatro meses antes de la crisis financiera.

"Cuando las cosas sólo suben y no se corrigen ni hay algún tipo de retroceso normal, si fuese un inversionista me pondría nervioso", dijo Ed Hyland, especialista en inversión global para JP Morgan Private Bank.

Bill Stone, estratega de PNC Wealth Management, calificó la baja del martes "bastante racional" tomando en cuenta las alzas de los últimos días y los problemas de Grecia y del resto de Europa.

"Es necesario que los precios bajen un poco para que la gente los vea como atractivos y quiera volver a invertir", expresó Stone.

Los mercados de Alemania, España y Francia también tuvieron fuertes pérdidas. El índice FTSE 100 de las empresas británicas más capitalizadas retrocedió 1,9% y terminó en 5.765,80, mientras el índice alemán DAX cayó 3,4% a 6.633,11. El índice CAC-40 de la Bolsa de París declinó 3,6% para terminar en 3.362,56.

El jueves vence el plazo para que los inversionistas privados canjeen sus bonos griegos por otros con menos rendimiento e interés, como parte de las negociaciones para el rescate de la nación.

Varios bancos han accedido al canje, pero no queda claro si también accederán los de alto riesgo, que ya habían comprado los bonos a profundos descuentos y podrían beneficiarse si Grecia se declara incapaz de pagar.

El canje es crucial para que Grecia pueda reducir su deuda y recibir un paquete de rescate de 130.000 millones de euros (172.000 millones de dólares). Sin esa asistencia, Grecia podría declararse en mora en los próximos días, lo cual estremecería el sistema financiero mundial.

En Estados Unidos, los temores sobre Grecia se sumaron a la inquietud sobre una posible recesión en Europa y un anémico crecimiento económico en China.

Algunos inversionistas creen también que la bolsa estadounidense haya subido demasiado alto y rápido en lo que va de año, por lo que le tocaba una corrección.

El índice Standard & Poor's bajó 20,97 puntos, su peor retroceso desde el 8 de diciembre, para concluir en 1.343,36. El índice compuesto Nasdaq, con predominio de las emisoras de alta tecnología, perdió 40,16 puntos para terminar en 2.910,32.