Un ex policía fue procesado y enviado a prisión el martes por su participación en el secuestro, desaparición y asesinato de un maestro y periodista en 1977 durante la campaña antisubversiva de la dictadura militar.

El juez penal Juan Carlos Fernández Lecchini admitió el pedido de la fiscal Mirtha Guianze para procesar al ex policía Juan Ricardo Zabala. Guianze también había pedido el procesamiento del ex teniente coronel José Nino Gavazzo, pero fue rechazado. El juez también rechazó la demanda de la defensa de Zabala sobre la prescripción del delito.

Gavazzo está preso desde 2006 por otras causas vinculadas a la represión antisubversiva.

En el dictamen, hecho llegar a The Associated Press por el director de comunicaciones de la Suprema Corte de Justicia Raúl Oxandabarat, el juez imputó a Zabala el delito de homicidio especialmente agravado.

Zabala pasó así a engrosar la casi treintena de uniformados, entre militares y policías, presos por violaciones a los derechos humanos durante la dictadura de 1973 a 1985.

El cuerpo del maestro y periodista Julio Castro fue hallado el 21 de octubre de 2011 en un predio lindero a un batallón del ejército. La autopsia constató que había muerto como consecuencia de un disparo en la cabeza.

Castro es el tercer desaparecido cuyos restos fueron hallados en el marco de las excavaciones en unidades militares dispuestas por el gobierno desde 2005. Los otros fueron Fernando Miranda y Ubagesner Chávez Sosa, militantes comunistas desaparecidos en 1976.

El juez determinó que "Zabala integraba un aparato criminal organizado... Muchos eran los fallecidos víctimas de la estructura organizada de poder".

Agregó que Zabala "era consciente de esto... era capaz de apreciar su entorno y la guerra que se había desatado. De las declaraciones de Zabala se desprende claramente la compartimentación de las funciones y de la información".

En los años sesenta comenzaron a actuar los subversivos tupamaros que a través de secuestros, asesinatos, robos, incendios y atentados buscaban alcanzar el poder. Hacia 1972 estaban derrotados por la acción combinada de las fuerzas armadas, que habían sido convocadas por el aún en funcionamiento Poder Legislativo, que en junio de 1973 dieron el golpe de Estado.

La izquierda logró el año pasado poner fin a una ley de amnistía a los uniformados que había sido respaldada en dos plebiscitos, lo que dio paso a la presentación de nuevas denuncias contra los represores.