De los protagonistas del entorno de Selena, su viudo Chris Pérez siempre fue el más reacio a hablar públicamente de ella. Luego de años de mantener un perfil bajo y dar muy pocas entrevistas, el guitarrista decidió compartir un documento rico en anécdotas que no le esquivó a algunos de los momentos menos felices de la historia.

"Para Selena, con amor" ("To Selena, With Love"), publicado el martes bajo el sello Celebra de New American Library, una división de la editorial estadounidense Penguin Group, es un relato entretenido, balanceado y medido en el que el autor describe un mundo donde Selena es la personificación de la pureza, el humor, y el empuje.

Pérez habla de su relación con la estrella tejana asesinada el 31 de marzo de 1995, de cómo se enamoraron en una pizzería y cómo a él le hacía reír que ella quisiera tener cinco hijos.

Dice que uno de los dos motivos que lo impulsaron a finalmente compartir su historia fue un sueño que su mejor amigo tuvo con Selena, en el que ésta le pedía que le diga a su viudo que no se preocupe, que lo entendía.

Eso, y el entusiasmo de la legión de fans de Selena que sigue aumentando tras su muerte.

Aunque el libro de casi 300 páginas menciona hechos ocurridos durante las giras de Selena y Los Dinos, lo más interesante es lo que pasa entre bambalinas. Ahí se ve una Selena de entrecasa, sin maquillaje, limpiando, pagando cuentas, soñando, riendo, comprando perros y regalándole un par de Air Jordans al hijo de unos vecinos.

Es, también, la Selena que lloró en el piso de su cocina durante una discusión entre Pérez y su padre, Abraham Quintanilla Jr., quien no lo aceptó hasta que se casaron a escondidas; la Selena que en un incidente relacionado con el "estrés de los viajes" tiró al piso una guitarra de Pérez, a lo que éste respondió aventando la misma guitarra contra una mesa del dormitorio.

Pero "Para Selena, con amor" no es sólo una versión más íntima de la cantante, sino una cautivante y reveladora descripción de la relación que ésta y Pérez, individualmente y como pareja, tuvieron con Quintanilla Jr.

Quintanilla es descrito como un padre posesivo y temperamental, capaz de explotar por el menor detalle, pero también de pedir disculpas y mantener la cabeza fría en los momentos más difíciles. Es el padre súper protector que llevó a Selena a fugarse con Pérez, el que solía aparecerse sin aviso en la casa de los Pérez-Quintanilla, dominante y de fuerte temperamento, y el que una vez llamó a Pérez "un cáncer de la familia".

"Yo resulté ser benigno", dice Pérez. "Nadie pudo detectar al verdadero cáncer".

El "verdadero cáncer" fue Yolanda Saldívar, la ex presidenta del club de fans de Selena, quien días antes de la tragedia llegó a mostrarle a la artista el arma con la que terminó matándola. Hasta el día de hoy, Pérez tiene "un cierto sentimiento de culpa" por no haber dicho nada al respecto.

"¿Qué hubiese pasado si le decía a la policía? ¿O a Abraham? ¿Quién sabe cómo hubiese reaccionado?", indaga Pérez. "Quizás (la policía) hubiese podido asustar a Yolanda y todo terminaba ahí. Todavía vivo con esas preguntas".

Lo que Pérez siente por su otrora suegro es una mezcla de intimidación y respeto, pero el libro carece de golpes bajos y Quintanilla y toda la familia de Selena tiene un lugar especial en los agradecimientos.

El libro describe los últimos días de la artista desde el punto de vista de Pérez con una tensión digna de una novela de detectives, pero en un lenguaje simple y directo. Holly Robinson fue la encargada de redactarlo en base a transcripciones de prolongadas entrevistas con el guitarrista.