El campeón ecuatoriano Deportivo Quito, que recupera a su capitán Luis Fernando Saritama, se aferra a la esperanza de obtener un buen resultado cuando el miércoles enfrente al club argentino Vélez Sarsfield, que lleva una campaña perfecta y goleadora en el Grupo 7 de la Copa Libertadores.

Deportivo Quito tiene un punto en este grupo, producto de un empate con Chivas (1-1) y una derrota con Defensor Sporting (2-0), por lo está obligado a sumar para mantenerse a flote.

Saritama estaba alejado de las canchas debido a una operación en una rodilla, pero en los últimos días se ha mostrado recuperado y está a disposición del técnico argentino Carlos Ischia.

"Vélez es un rival fuerte que ya tiene un proceso de muchos años, así que creo que es una buena oportunidad para salir de esta posición que no hemos podido ganar y vamos a dar todo nuestro esfuerzo para conseguirlo", dijo Saritama.

Para Ischia este cotejo reviste un especial interés debido a que jugó en Vélez Sarsfield, fue asistente y luego técnico de ese equipo, en el que además jugó uno de sus hijos.

"Con ese club tengo una historia cercana, muy pegada que no se va a terminar jamás", dijo Ischia, en entrevista con diario El Comercio.

"En unos años solo me falta ser presidente de Vélez", añadió entre risas.

El técnico de Vélez, Ricardo Careca, convocó a una nómina de 18 jugadores, quienes tras hacer una escala en Lima arribaron a Quito el lunes, sin demostrar mayor preocupación por la altura de esta capital de 2.850 metros sobre el nivel del mar.

Vélez empató el fin de semana 0-0 con All Boys por el torneo Clausura argentino.

Los argentinos encabezan las posiciones del Grupo 7 con seis puntos en dos encuentros: vencieron 3-0 a Defensor Sporting de Uruguay y derrotaron con igual resultado a Chivas de Guadalajara.

El partido está previsto para las 17.45 (2245 GMT).