Un juez ordenó que las autoridades investiguen los asesinatos de mujeres en el Estado de México, una decisión que revive una disputa con posibles repercusiones políticas en pleno año electoral, acerca de homicidios en las inmediaciones de la Ciudad de México.

El juez José Alvarado dijo que una agencia creada en 2007 para combatir la violencia contra las mujeres debe reconsiderar una solicitud de activistas para que declare un estado de alerta en el Estado de México, informó el martes una defensora de los derechos femeninos, María de la Luz Estrada.

De acuerdo con diversas organizaciones por los derechos de las mujeres, cientos de mujeres han sido asesinadas o han desaparecido en los últimos años en el Estado de México, una región industrial en el centro del país que bordea una parte considerable de la capital nacional.

Estrada afirmó que la agencia rechazó inicialmente la petición presentada hace un año para investigar los homicidios de mujeres en el Estado de México.

El candidato que encabeza las preferencias rumbo a las elecciones presidenciales, Enrique Peña Nieto, fue gobernador del Estado de México hasta el año pasado. Peña Nieto y sus seguidores han dicho que la tasa de homicidios per cápita no es más alta que en otros estados e insinúan que las investigaciones tienen motivaciones políticas.

Estrada afirmó que su grupo pudo documentar más de 1.000 muertes de mujeres durante el gobierno de Peña Nieto.

Las autoridades estatales se abstuvieron de pronunciarse de inmediato sobre el fallo, emitido el 27 de febrero y revelado el martes.

"Las autoridades en el Estado de México no investigan y las responsabilizan a ellas de sus propias muertes o en muchos casos dicen que se suicidaron sin siquiera investigar", insistió en denunciar Estrada, también coordinadora de la organización Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio.

La Agencia de las Naciones Unidas sobre las mujeres indicó en un estudio que el número de homicidios de mujeres en el Estado de México disminuyó entre 2004 y 2009. Hubo 5,43 mujeres muertas por cada 100.000 en 2004 y 3,66 en 2009, según la investigación. El promedio nacional, según el estudio, aumentó de 2,46 a 3,4 por cada 100.000 en el mismo lapso.

La Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres fue creada en 2007 con la participación de organismos federales, estatales y locales a fin de declarar alertas y realizar programas de educación, proceso judicial y prevención.

Veinte de los 34 organismos representados rechazaron el año pasado la petición para declarar una alerta para el Estado de México, la cual habría obligado a las autoridades federales, estatales y locales coordinarse para investigar la violencia de género.

La comisión puede apelar el fallo judicial.

Estrada negó que los activistas se estén concentrando en el Estado de México. Su grupo ha pedido también alertas declaradas en los estados de Oaxaca, Guanajuato y Nuevo León, donde los enfrentamientos entre carteles rivales de las drogas han matado a centenares de personas, incluidas 300 mujeres, sólo el año pasado.

En el estado nororiental de Nuevo León, un enfrentamiento entre dos carteles rivales de la droga causó la muerte a 2.000 personas el año pasado, incluidas más de 300 mujeres. En Ciudad Juárez, del estado noroccidental de Chihuahua, donde han muerto unas 1.200 personas en ataques relacionados con las drogas, 196 mujeres fueron muertas en 2011.

"En el Estado de México hay un patrón de violencia en contra de las mujeres, y las autoridades están haciendo todo lo posible para negar la situación en vez de trabajar para detener los feminicidios", señaló Estrada.

El estado de alerta, precisó Estrada, significaría que las autoridades deberían actuar de inmediato para proteger la vida y la seguridad de las mujeres, así como para ubicar los lugares con mayor riesgo de violencia contra las mujeres a fin de evitar los homicidios.

La violencia contra las mujeres en el Estado de México volvió a captar la atención nacional debido a que un violador y homicida serial se le escapó a la policía la semana pasada.

La policía dice que César Librado, un conductor del transporte público que trabajaba en una ruta entre la Ciudad de México y barrios del Estado de México, violó a ocho pasajeras y mató a siete de esas víctimas.

César Librado, apodado "El coqueto", fue recapturado el lunes después de que varias organizaciones solicitaron la renuncia del procurador de justicia del Estado de México.