Una comisión del Congreso aprobó el martes la crucial ley del Mundial de 2014, otorgando una importante victoria a la FIFA y al gobierno brasileño en momentos en que tratan de sobreponerse a un reciente altercado.

La FIFA ha estado apremiando a Brasil para que apruebe la ley porque ésta establece el marco legal y financiero del torneo, y da al organismo rector del fútbol internacional las garantías necesarias para organizar el campeonato.

Entre los asuntos conflictivos aprobados está la venta de bebidas alcohólicas dentro de los estadios, una exigencia de la FIFA que va en contra de la ley en Brasil.

El proyecto de ley aún tiene que pasar por la cámara baja y el Senado, pero estaba en duda la aprobación por parte de la comisión después de que la FIFA y el gobierno brasileño intercambiaron acusaciones sobre las preparaciones del país para la Copa Mundial.