Un feroz ataque a un joven homosexual chileno que permanece en coma inducido despertó la condena de dirigentes políticos, del gobierno y del cantante puertorriqueño Ricky Martin.

Daniel Zamudio, de 24 años, fue agredido por desconocidos que le quebraron una pierna, le causaron un severo trauma en el cráneo y le dibujaron una cruz esvástica en el pecho al parecer con un elemento cortopunzante.

Zamudio "se encuentra fuera de riesgo vital" aunque bajo coma inducido y conectado a un respirador artificial luego de ser hospitalizado con "un trauma craneano severo, con una hemorragia sub-aracnoidea y agregado a eso una fractura de pierna derecha tibia-peroné", informó el martes el director de la Posta Central --principal centro de salud de urgencia de Santiago--, Emilio Villalón.

El padre del joven, Iván Zamudio, dijo a radio Cooperativa que se cree que fue una agresión por la preferencia sexual de su hijo "por las marcas que le dejaron en el cuerpo" y que no es el primer ataque que recibe.

"El era bien asiduo a las discotecas y nos contaba que había unos tipos que los amenazaban a la salida. Eran neonazis y ya lo habían agredido anteriormente", declaró el padre luego de visitar a su hijo.

El fiscal Ernesto Vásquez dijo que "no está definido" que el ataque tenga origen en grupos neonazis pero que se investigará esa posibilidad.

El ministro del Interior Rodrigo Hinzpeter condenó "la violencia asesina que yo, a nombre del gobierno y personalmente, repudio desde lo más profundo de mi corazón y de mi alma".

"Mi completo repudio al ataque homofóbico contra Daniel Zamudio y mi total solidaridad con el", escribió en su cuenta de Twitter.

El artista Ricky Martin también solidarizó con Zamudio en su cuenta de Twitter: "No más odio, no más discriminación. Espero que se haga justicia YA. Mucha luz para Daniel y toda su familia", escribió.

Rolando Jiménez, presidente del Movimiento de Liberación Homosexual, informó que los abogados del grupo se van a "movilizar con toda la fuerza posible para evitar que este caso no quede en la impunidad como otros".

El subjefe de la bancada opositora de la democracia cristiana, Gabriel Silver, pidió que se trate con urgencia el proyecto de ley antidiscriminación que "sancionará la discriminación... si la ley estuviera vigente, el delito podría ser castigado con penas mayores".