Oficiales de la Policía de Caminos de California arrestaron a decenas de manifestantes que se rehusaban a abandonar el capitolio estatal el lunes por la noche luego de repetidas advertencias que coronaron un día de protestas debido a los recortes a la educación superior que vio a miles llegar a Sacramento.

El capitán de la Policía de Caminos Andy Manard dijo que la organización esperaba que el número de personas arrestadas fuera de 68, quienes podrían ser acusados de haber allanado propiedad privada.

La matrícula se ha duplicado en los pasados cinco años, a 13.000 dólares para un estudiante universitario residente del estado en las escuelas de la Universidad de California y a 6.400 dólares en las escuelas de la Universidad Estatal de California.

"Esperábamos tener un buen futuro, pero las cosas se ven inciertas para muchas familias", dijo Alison Her, de 19 años, estudiante de enfermería en la Universidad Estatal de California, en Fresno. "Soy la mayor en mi familia y quiero que mis hermanos también puedan ir a la universidad".

La policía empezó a retirar manifestantes que seguían en la rotonda del capitolio a las 7:30 de la noche, más de una hora después de que empezaron a advertir con un altoparlante que abandonaran el lugar. Los manifestantes coreaban "Hacemos esto por los niños", mientras que eran tomados por los brazos uno por uno, esposados con ataduras de plástico y retirados del lugar.

"Les dimos unas siete u ocho oportunidades para evitar su arresto", dijo Manard. "Queríamos darles cualquier oportunidad para que desalojaran. Tener tantos arrestos eleva la tensión en las cárceles también".

Agregó que los manifestantes serían llevados a la prisión del condado de Sacramento.

Varios legisladores veían desde el balcón del segundo piso.

El plantón se dio luego de que miles de manifestantes atestaron el jardín del Capitolio, ondeando carteles y coreando: "Ellos quieren recorte, nosotros vamos a contestar".