Los precios de las acciones en las bolsas de valores de Nueva York cerraron el lunes a la baja por dos indicios de problemas fuera de Estados Unidos: un crecimiento menor de lo esperado en China y un posible contratiempo en el acuerdo para que Grecia reciba dinero de rescate.

El índice industrial Dow Jones perdió 14,76 puntos (0,1 para terminar en 12.962,81 puntos. El Standard & Poor's 500 cayó 5,30 puntos (0,4%) para concluir la jornada en 1.364,33 unidades. El índice compuesto Nasdaq, con predominio de las emisoras de alta tecnología, bajó 25,71 puntos (0,9%) a 2.950,48.

El primer ministro chino, Wen Jiabao, estimó que el crecimiento económico de su país será de 7,5% este año y no de 8% como se esperaba. El crecimiento económico de China ha sido el motor de la economía global desde el estallido de la crisis financiera en el 2008.

La nueva cifra perjudicó a las acciones de las grandes corporaciones estadounidenses suyas ganancias dependen de China. Caterpillar, fabricante de maquinaria pesada, se contrajo 2,1%. La empresa de aluminio Alcoa disminuyó 3,6%.

La mitad de acero del mundo se consume en China, lo que afectó a las empresas siderúrgicas. AK Steel Holding Corp. perdió 6%, mientras que US Steel bajó 4,7%.

A pesar de ello "China sigue siendo un propulsor del crecimiento económico mundial, aun si su economía avanza a un paso levemente menor", expresó Richard Cripps, estratega de Stifel Nicolaus. "El crecimiento económico de China sigue siendo mucho mejor al de Estados Unidos y Europa".

Otro factor que afectó los mercados fue la posibilidad de que no habrá la suficiente participación de inversionistas en un canje de bonos de Grecia, con menor valor y menor rendimiento, necesario para evitar que el país caiga en cesación de pagos.

En un intento por calmar los mercados mundiales, un grupo que representa a inversionistas privados declaró el lunes que en el canje participarán unos 12 bancos, compañías aseguradoras y fondos de inversiones propietarios de bonos griegos. El plazo para participar vence el jueves por la noche.

Grecia necesita la participación de inversionistas privados para poder recibir un segundo préstamo internacional de 130.000 millones de euros (172.000 millones de dólares). Sin esos fondos de rescate, podría tener que declararse incapaz de cumplir con sus obligaciones, lo que estremecería al sistema financiero mundial.

En un indicio que tampoco en Estados Unidos están las cosas bien, el Departamento de Comercio informó que los pedidos a fábricas disminuyeron en 1% en enero, la peor caída en 15 meses. Las empresas redujeron marcadamente sus pedidos de maquinarias debido a la expiración de una exención fiscal.

Las pérdidas bursátiles estuvieron contrarrestadas por buenas noticias dentro de Estados Unidos. Las compañías del sector de servicios se expandieron en febrero a su mejor ritmo en un año, impulsadas por un aumento de pedidos y la expansión del mercado laboral.

El Instituto de Gerentes de Abastecimiento (Institute For Supply Management) dijo el lunes que su índice de actividad no manufacturera aumentó de 56,8 en enero a 57,8 en febrero, su tercer aumento consecutivo. Cualquier cifra por encima de los 50 indica expansión.

En meses recientes, los mercados han estado estimulados por indicios de mejoría en la economía estadounidense. Los índices bursátiles de Estados Unidos han estado a niveles que no veían desde antes de la caída de Lehman Brothers en el 2008.

En Europa, el índice alemán DAX perdió 0,8% para cerrar en 6.866,46 mientras el índice CAC-40 de la Bolsa de París bajó 0,4% a 3.487,54. El índice FTSE 100 de las empresas británicas más capitalizadas perdió 0,6% para terminar en 5.874,82.