Un bebé de un mes y medio y su hermana de cinco años están alojados desde la semana pasada en la embajada de El Salvador en Uruguay como presuntos refugiados tras una denuncia de violencia doméstica, informó su padre que pidió la intervención de la diplomacia estadounidense para poder ver a sus hijos.

Los padres de los niños son Leonardo S. y Karla W., ciudadana de El Salvador y de Estados Unidos, donde ambos se conocieron en la Universidad de Louisiana, se casaron y tuvieron a la niña. Leonardo S. solicitó no identificar a su familia para proteger la integridad de sus hijos.

En 2010 el matrimonio decidió dejar Estados Unidos y radicarse en Uruguay.

Al nacer el bebé llegó de El Salvador la madre de Karla W. para ayudarla. Según Leonardo S. "aquí empezaron los problemas, porque ella (su suegra) se metía en todos los asuntos de la pareja. Era insoportable", dijo a The Associated Press.

Las desavenencias crecieron y la mujer denunció al yerno por amenazas y violencia doméstica.

En febrero Karla W., su madre, los dos niños y una empleada doméstica ingresaron a la embajada y reclamaron quedarse allí, alegando que eran víctimas de violencia doméstica por parte de Leonardo S.

El 27 de febrero, cuando Leonardo S. llegó a la embajada a buscar a su esposa que es funcionaria administrativa de esa misión diplomática, se encontró con la policía que lo esperaba por una denuncia de Karla W. y su madre de que "estaba armado y era violento". La policía lo detuvo pero no halló mérito alguno y quedó libre.

"Se comprobó que todo era mentira", aseguró Leonardo S.

Agregó que no sabe "como están viviendo mis hijos, quién los atiende, cómo los alimentan" y aseguró que el último fin de semana estuvo cerca de la embajada pero "todo está cerrado, las cortinas y persianas bajas. No pude ver nada".

Cuando el 1 de marzo Karla W. fue internada en una clínica psiquiátrica de Montevideo, Leonardo S. se presentó en la embajada de Estados Unidos --en razón de que uno de los niños es estadounidense-- para denunciar que la mujer no estaba en condiciones de hacerse cargo de ellos y que se los habían sacado ilegítimamente.

En la sede diplomática estadounidense confirmaron a la AP que estaban al tanto del caso pero dijeron que no harían comentarios por razones de privacidad.

En tanto, Ivette Ramírez, encargada de negocios de la embajada salvadoreña, rehusó dar cualquier informe a la AP. "No damos información al respecto", dijo Ramírez.

La abogada de Leonardo S., Claudia Guibernau, dijo a la AP el lunes que "estamos esperando la respuesta judicial de urgencia que planteamos para que intervengan en este caso y también elevamos una nota a la cancillería dando cuenta de esta situación dentro de la embajada de El Salvador".

No hubo comentarios aún de la sección de Asuntos Consulares y Vinculación. También se denunció el caso al Instituto del Niño y Adolescente del Uruguay.

"Aguardamos la respuesta de urgencia que hicimos reclamando por los niños", dijo Guibernau.