La suspensión por un partido que se le aplicó a Gerard Piqué, defensa del Barcelona, por haber sido expulsado contra el Sporting de Gijón en la liga española de fútbol podría ser endurecida de acusar al árbitro de ensañarse con él.

El internacional español fue expulsado el sábado en la victoria 3-1 del Barcelona, y más adelante dijo que la decisión de Carlos Velasco Carballo había sido premeditada por haber criticado al árbitro al final del primer tiempo.

Victoriano Sánchez Arminio, director del comité de árbitros, calificó las palabras de Piqué de "lamentables" y agregó que su organización presentará el caso al comité disciplinario de la federación española.

El lunes, Sánchez Arminio retieró que las declaraciones de Piqué fueron "graves".

"Creo que son poco afortunadas", dijo Sánchez Arminio, citado por el diario deportivo Marca. "Supongo que el comité de competición tomará las medidas oportunas. Estoy enfadado porque se duda del estamento que presido, y eso si que me duele bastante. Nosotros respetamos a todos los estamentos del fútbol y lo único que pedimos es que también nos respeten a nosotros".

Piqué se perdería el partido del domingo contra Racing de Santander.

Barcelona, el campeón vigente, ocupa el segundo lugar de la tabla, a 10 puntos del líder Real Madrid.