Las autoridades trasladaron a Antauro Humala, hermano del presidente Ollanta Humala, a una cárcel dentro de un recinto militar debido a informes de inteligencia sobre un posible intento de secuestro por parte de rebeldes presos, dijo el lunes su abogada.

Antauro Humala, un ex mayor del Ejército, desde 2011 purga una condena de 19 años por homicidio en el Penal de máxima seguridad de Piedras Gordas, en la localidad costera de Ancón.

Desde ese penal fue trasladado el viernes hasta una cárcel ubicada dentro de la escuela para oficiales del ejército en el distrito de Chorrillos en Lima, lo que desató críticas por considerarse que iba a gozar allí de privilegios.

Pero Rosario Montero, abogada de Antauro, dijo el lunes que su integridad física corría peligro al haber detectado la Dirección de Inteligencia del Instituto Nacional Penitenciario (INPE) de que habían planes de presos del grupo subversivo Sendero Luminoso para generar un motín y secuestrar al hermano del presidente.

"Había la posibilidad de secuestrar a Antauro en su condición de hermano del presidente y negociar la libertad de muchos líderes de Sendero", declaró Montero en entrevista con la emisora Radioprogramas.

Su versión fue ratificada por el ministro de Justicia, Juan Jiménez, quien reveló que informes de inteligencia alertaron sobre un peligro latente para Antauro Humala y los familiares que lo visitaban en la cárcel.

"La persona que más lo visita al señor Humala es su madre, entonces tenemos que garantizar su seguridad", dijo Jiménez en declaraciones a periodistas.

Montero dijo que permanecer en el penal de Piedras Gordas era muy riesgoso para Antauro pues allí también se encontraban recluidos dos lugartenientes del recientemente capturado líder de Sendero Luminoso, Florindo Flores Hala, "Camarada Artemio", el último de los líderes históricos del grupo rebelde que se encontraba en libertad.

La abogada negó que en la prisión en la escuela militar de Chorrillos su defendido vaya a gozar de una "cárcel dorada", y dijo que permanece en "una celda como cualquier interno del país".

"(Es) una celda pequeña, donde tiene una cama, un escritorio, donde seguirá escribiendo", dijo.

Por su parte, el ministro Jiménez afirmó que la cárcel donde se encuentra hoy Antauro no es una prisión militar como sostienen quienes han criticado el traslado.

"Este es un penal civil que está custodiado por agentes de seguridad del INPE, y por fuera está personal militar que va a evitar que cualquier interno se pueda escapar, y estamos haciendo en estos momentos algunas refacciones para garantizar una mayor seguridad", anotó.

Antauro, de 48 años, fue condenado en 2011 por haber encabezado en 2005 la toma de una comisaría en una ciudad del interior del país en una acción en la que murieron cuatro policías y dos de sus seguidores. La acción buscaba exigir la renuncia del entonces presidente Alejandro Toledo.