El abogado defensor del ex dictador Efraín Ríos Montt apelará el lunes la decisión judicial que le negó una petición de amnistía en un proceso de genocidio.

"Para finales de la tarde entregaremos nuestra petición de apelación", dijo el abogado Francisco Palomo en una conversación telefónica con The Associated Press.

La petición de la defensa se basó en un decreto de amnistía a combatientes del conflicto interno armado promulgado en 1986 por el también golpista general Oscar Mejía Víctores.

El juez a cargo del proceso, Miguel Angel Gálvez, negó la petición de amnistía aduciendo que viola los acuerdos internacionales de derechos humanos anteriormente firmados por Guatemala.

Según Palomo, la jurisdicción internacional no está por encima de las leyes guatemaltecas.

"El juez citó la jurisdicción internacional sobre casos ajenos y distintos a éste. Tenemos sentencias de la Corte de Constitucionalidad (el máximo tribunal de justicia), donde resuelven que no prevalece sobre la ley de Guatemala", afirmó.

Palomo no especificó en qué casos específicos se basará la apelación.

Por su parte, Edgar Pérez, el abogado de las víctimas, dijo que Palomo tiene derecho a interponer recursos legales para defender a su patrocinado pero que la constitución guatemalteca sí reconoce acuerdos internacionales.

"Guatemala ha reconocido resoluciones del la Corte Interamericana en Costa Rica al igual que la Corte Internacional de Justicia en La Haya", explicó Pérez.

"Además, Guatemala ratificó los Convenios de Viena donde se establecen los derechos de los tratados internacionales", agregó.

Ríos Montt fue ligado al proceso por genocidio y crímenes contra de la humanidad en enero. Quedó bajo arresto domiciliario.

Por el mismo caso son procesados también los generales retirados Mauricio Rodríguez Sánchez y Héctor Mario López Fuentes.

Los tres son acusados de 266 operativos militares en los que habrían muerto al menos 1.771 personas, se habrían cometido 1.400 violaciones a los derechos humanos y desplazado a por lo menos 29.000 personas entre 1982 y 1983.

El conflicto armado terminó en 1996 con un acuerdo de paz entre el gobierno y las guerrillas pero durante los 36 años que duró dejó más de 200.000 muertos y desaparecidos, según el informe de una comisión de la verdad auspiciada por Naciones Unidas tras el fin del conflicto.

La Nobel de la Paz de 1992, la guatemalteca Rigoberta Menchú, también acusó a Ríos Montt de genocidio ante la justicia española.

__

Romina Ruiz-Goiriena aparece en Twitter como RomireportsAP.