Dos hombres fueron acusados en Gran Bretaña de entrar sin autorización a computadoras de Sony Music y robar canciones, informaron la empresa y la policía británica el lunes.

Una persona cercana al caso dijo que los ciberpiratas obtuvieron piezas inéditas de Michael Jackson.

La vocera de Sony Music Entertainment Liz Young dijo que la empresa se dio cuenta de la intrusión a su sistema en mayo y que tomó medidas de inmediato para asegurar el sitio e informar a las autoridades. Como resultado, los dos sospechosos fueron arrestados.

La vocera agregó que en el ataque al sistema interno de intercambio de música de la compañía no se puso en peligro ninguna información sobre los clientes.

Sony no especificó cuánta música fue robada ni de qué artistas, pero una persona con conocimiento de la situación que no estaba autorizada para hacer declaraciones dijo el lunes que los sospechosos son admiradores de Jackson y que habían robado música del artista, incluyendo material inédito.

En 2010, el año después de la muerte del rey del pop, Sony firmó un acuerdo por siete años con los herederos del cantante, con un valor de 250 millones de dólares, para vender sus grabaciones inéditas.

La Agencia contra el Crimen Organizado Grave de Gran Bretaña dijo que los sospechosos fueron arrestados en mayo y acusados en septiembre de uso indebido de una computadora y violación de derechos de autor.

James Marks, de 26 años, y James McCormick, de 25, se presentaron en la corte de Leicester Crown en el centro de Inglaterra el viernes y se declararon inocentes. Fueron liberados tras pagar una fianza y se espera que sean enjuiciados en enero.

Se cree que el caso no está relacionado con Anonymous o Lulz Security, grupos de hackers que suelen atacar páginas específicas de organizaciones privadas y públicas muy conocidas en el mundo.

El año pasado un grupo de ciberpiratas obtuvo direcciones de correo electrónico y otro tipo de información personal de millones de usuarios de PlayStation, la consola de videojuegos de Sony, y de las redes de Sony Online Entertainment. En ese entonces Lulz Security se adjudicó la responsabilidad por el ataque.

___

La periodista de The Associated Press Cassandra Vinograd contribuyó con este despacho.