La Casa Blanca anunció abruptamente el lunes que cambió sus planes de celebrar la próxima cumbre económica del G8 en Chicago, pues ahora recibirá a los líderes mundiales en la casa de campo presidencial de Camp David, en Maryland.

Se trata de un cambio de lugar inusual para una gran cumbre internacional, programada con antelación y prevista para el 18 y 19 de mayo.

El portavoz de seguridad nacional de la Casa Blanca Tommy Vietor dijo que Camp David, la retirada residencia rústica en las montañas de Maryland, permitirá discusiones más íntimas entre los líderes del G8.

Vietor añadió que la seguridad y la posibilidad de protestas no fueron factores en la decisión. Recordó que Obama será anfitrión de la cumbre de la OTAN en su ciudad natal de Chicago el 20 y 21 de mayo.

La Casa Blanca anunció el año pasado sus planes para celebrar las dos cumbres consecutivas en Chicago, lo que daba al presidente una oportunidad de alto perfil para promover su política exterior y credenciales diplomáticas en su propio terreno en un año electoral.

Obama rara vez pasa tiempo en la cercana casa de retiro presidencial en Maryland, lo que hace más curioso el repentino anuncio de la Casa Blanca. A diferencia de muchos de sus predecesores, Obama nunca ha recibido a un líder mundial en Camp David.

Vietor dijo que las discusiones para cambiar el sitio de la cumbre del G8 comenzaron hace unas semanas.

Las ocho economías más importantes del mundo están representadas en el G8 y la responsabilidad de albergar la cumbre anual se rota entre los países miembros. Las cumbres se han convertido en años recientes en un objetivo para grandes protestas, que a veces se tornan violentas, por lo que los costos de seguridad han sido una preocupación para las ciudades anfitrionas.

Se espera que los líderes de Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Rusia, Reino Unido y la Unión Europea asistan a la reunión de este año.

___

Los periodistas de The Associated Press Ben Feller en Washington y Tammy Webber en Chicago contribuyeron a este despacho.