Ocho defensoras del medio ambiente fueron desalojadas por la policía de la embajada de China a la que ingresaron el lunes en protesta por la próxima suscripción de un contrato del estado con una empresa china para la explotación de cobre a cielo abierto.

Agentes policiales sacaron en peso a las mujeres, las introdujeron en un autobús y las llevaron a la sede de la policía judicial.

La AP llamó a la embajada, pero no obtuvo comentarios acerca del incidente.

El vocero de Acción Ecológica, Benito Bonilla, informó a la AP que las ocho mujeres permanecieron más de tres horas dentro de la misión diplomática y que entregaron una carta al embajador en que expresan su rechazo a la firma del contrato.

El asambleísta de izquierda, Ramiro Terán, quien ingresó a la misión china para intentar una mediación, dijo a periodistas que esa sede "se comprometió a no poner ninguna demanda" contra las mujeres.

Unas 20 mujeres y hombres en las afueras de la embajada lanzaron consignas y exhibieron carteles con leyendas como "No a la megaminería" y "Fuera empresas chinas de Ecuador".

La empresa China Ecuacorriente tiene previsto explotar el yacimiento Mirador, al sur de la amazonia ecuatoriana, que cuenta con reservas estimadas en 5.000 millones de libras de cobre. El yacimiento está en la provincia de Zamora Chinchipe, unos 375 kilómetros al sur de la capital.

Organizaciones campesinas, indígenas y ecologistas han expresado su oposición a este acuerdo minero, considerado el mayor suscrito por Ecuador.