El premier chino Wen Jiabao reafirmó el lunes el control máximo del Partido Comunista sobre las fuerzas armadas en una época en que los presupuestos de defensa se incrementan y se agudizan las disputas territorial es en el este de Asia.

Los comentarios de Wen en la apertura de la sesión legislativa anual de 10 días enfocada a anular las peticiones dispersas de que el Ejército de Liberación del Pueblo con 2,3 millones de elementos sea puesto a las órdenes del gobierno en lugar del partido.

La principal obligación del ejército es salvaguardar el mando del partido y atacar de regreso a los opositores, como ocurrió en contra de manifestantes desarmados a favor de la democracia en 1989.

Wen reiteró también las tareas principales de los militares, incluyendo su victoria en conflictos regionales al utilizar tecnología de punta, la lucha contra el terrorismo, el mantenimiento de la estabilidad, el manejo de emergencias y proporcionar de ayuda ante desastres.