En algún lugar de Irlanda, un ladrón tiene el corazón de un santo.

Funcionarios de la Catedral de la Santísima Trinidad de Dublín — también llamada Catedral de la Iglesia de Cristo — dijeron el domingo que están acongojados y perplejos por el robo de la reliquia más preciosa del templo: el corazón preservado de San Lorenzo O'Toole, el santo patrón de la capital.

El corazón de O'Toole había estado en la catedral desde el siglo XIII. Estaba guardado en una caja en forma de corazón protegida por una pequeña jaula cuadrada de hierro en la pared de una capilla dedicada a su memoria. El sábado, alguien cortó dos barras, sacó la caja y se llevó la reliquia.

"Estoy devastado porque una de las reliquias más preciosas de la catedral fue robada", dijo el diácono Dermot Dunne. "No tiene valor económico, pero es un tesoro invaluable que nos conecta con nuestro padre fundador".

La Policía nacional de Irlanda dijo que detectives estaban estudiando horas de imágenes de video en circuito cerrado para tratar de identificar a las aproximadamente 40 personas que salieron por la entrada principal de la iglesia el sábado por la mañana.

La Policía dijo que el ladrón pudiera haberse pasado la noche oculto en la iglesia y escapar con el corazón cuando las puertas fueron abiertas el sábado. Los feligreses no notaron la desaparición de la reliquia hasta el sábado por la tarde. Nadie ha sido arrestado.

Nuala Kavanagh, directora de operaciones de la catedral, dijo que quienquiera que se la robó parece no tener interés en ganancias financieras, pues varios objetos cercanos de oro y otros materiales preciosos no fueron tocados.

"Es muy extraño", dijo. "No tocaron nada más. Querían el corazón de San Lorenzo O'Toole".

A pesar de que O'Toole es venerado principalmente por los católicos, la Catedral de la Iglesia de Cristo es un centro de culto de la Iglesia de Irlanda, afiliada al culto anglicano desde la Reforma.

___

En internet:

Catedral de la Santísima Trinidad: http://bit.ly/wy4d83