El titular de una milicia libia que mantiene cautivos a dos británicos los acusó de espiar instalaciones del gobierno y de haber entrado ilegalmente en el país.

Farah Swehli, que comanda la milicia Saraya Swehli, con sede en Misrata, afirmó el domingo por la noche que sus hombres deben proteger el país porque el gobierno no es capaz de hacerlo.

Los dos británicos y su chofer libio fueron capturados en la capital Trípoli el 21 de febrero. Eran colaboradores de Press TV, del estado iraní.

Human Rights Watch dice que les negaron acceso a los detenidos el mes pasado, pese a tener autorización del Ministerio del Interior libio.

Los nuevos gobernantes de Libia pasan apuros para reconstruir las fuerzas de seguridad de la nación y poner en orden a las milicias después de la guerra civil del año pasado que desalojó del poder a Moamar Gadafi.