La directora de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA por sus siglas en inglés) instó el domingo a los feligreses reunidos en la histórica capilla Brown AME en Selma, Alabama, a que tomen el relevo de sus predecesores en el movimiento de los derechos civiles, ahora en apoyo a los inmigrantes.

Sus palabras fueron el preámbulo de una marcha de seis días a Montgomery, la capital de Alabama, que pedirá la derogación de las leyes estatales de inmigración y de identificación de los votantes.

Lisa Jackson llamó a la suya como la generación de "Josué", en referencia al ayudante del profeta hebreo Moisés, que guió a los judíos para dejar la esclavitud en Egipto.

"Tenemos que hacer más que rendir homenaje a su historia", dijo Jackson sobre los envejecidos líderes de los derechos civiles, algunos de los cuales estuvieron presentes, entre ellos el representante John Lewis.

Lewis ayudó a dirigir el histórico cruce no violento del puente Edmund Pettus en Selma en 1965, cuando policías golpearon a los manifestantes en lo que se conoce como el "domingo sangriento".

"No rendimos homenaje alguno si no avanzamos", agregó.

Unos 250 personas llenaron la pequeña capilla de Selma, mientras otros cientos escucharon el servicio desde altavoces fuera del templo. Entre los presentes estaban los reverendos Jesse Jackson hijo y Al Sharpton, así como unos 30 miembros de la familia Kennedy.

Sharpton no dejó dudas sobre lo que consideraba involucraba ese legado: "Las leyes de identificación y las leyes de hoy".

La ley de identificación de votantes de Alabama exigirá que los votantes muestren un documento de identificación con fotografía en las urnas para poder votar.

La ley de inmigración exige a la Policía determinar el estatus de ciudadanía durante las paradas rutinarias de tránsito y requiere que las oficinas gubernamentales verifiquen el permiso legal de residencia durante trámites cotidianos, como obtener matriculas para un coche, inscribir a un niño en la escuela, conseguir un empleo o renovar una licencia de negocio. Ambas fueron promulgadas el año pasado.

Los organizadores dicen que la ley de inmigración es una forma de supresión de votantes en la que los hijos de inmigrantes sin permiso legal nacidos en Estados Unidos — lo que los convierte en ciudadanos — suelen ser deportados junto con sus padres, lo que priva al estado de un grupo de futuros votantes.

Mientras la congregación terminaba el servicio cantando la espiritual "We shall overcome", Sharpton dijo a los presentes: "Lo que nos da el valor hoy es lo mismo que les dio el coraje hace 47 años (en el cruce original del puente Edmund Pettus): la fe en que venceremos".

Se espera que miles crucen el puente en la 19 recreación anual y que cientos de personas se sumarán a la marcha de 50 kilómetros a Montgomery en los próximos cinco días, que concluirá con un mitin el viernes en la Iglesia Bautista King Memorial, del reverendo Martin Luther King hijo, en la avenida Dexter.

La marcha de 1965 llevó a la Ley de Derechos Electorales, que prohibía la discriminación en las urnas. Los manifestantes esperan poder utilizar el espíritu de la marcha para protestar contra leyes que consideran restringen el voto.