Un total de 15 autos patrulla de la Policía de Puerto Rico fueron equipados con nuevos sistemas de cámara que pueden leer las placas de manera instantánea, anunció el domingo el gobernador Luis Fortuño.

Fortuño anunció que con un costo de un millón de dólares se instalará la tecnología, similar a la de cámaras lectoras que funcionan en cabinas de peaje.

Las cámaras escanearán las placas de los automóviles cercanos, mientras un policía conduce normalmente su vehículo. El sistema comparará rápidamente las placas con las registradas en una base de datos de vehículos robados y vinculados con fugitivos.

El jefe policial Emilio Díaz Colón dijo que los nuevos lectores de placas son parte de un esfuerzo para modernizar la fuerza.

La isla tuvo un récord de 1.117 homicidios el año pasado.