El emperador japonés de 78 años de edad fue dado de alta del hospital luego de someterse a una cirugía cardíaca.

La Agencia de la Casa Imperial dijo que el emperador Akihito regresó a palacio el domingo luego de una exitosa operación de baipás, o derivación coronaria, efectuada el 18 de febrero.

A través de noticias televisadas a nivel nacional se le vio salir caminando, reverenciar a los médicos, luego subir al auto con su esposa Michiko y saludar desde la ventana.

Akihito se ha empeñado en formar parte en el aniversario del terremoto y maremoto ocurridos el 11 de marzo que devastaron el noreste de Japón, donde ha visitado frecuentemente con su esposa.

Akihito ha padecido varios problemas de salud en años recientes, inlcuyendo una neumonía a finales del año pasado y cáncer de próstata en 2003.