Después de ver un video en YouTube de un hábil jardinero con un cuerpo escultural y agilidad prodigiosa, los Atléticos de Oakland estaban ansiosos por observar al desertor cubano Yoenis Céspedes.

"Finalmente está aquí", dijo el receptor Kurt Suzuki. "Oímos hablar del potencial y las habilidades y todas esas cosas. No sólo estoy emocionado de verlo batear, sino contento de verlo entrenar con el equipo".

Céspedes ciertamente no decepcionó.

El cubano, de 26 años, se entrenó el domingo por primera vez con los Atléticos. El jardinero realizó algunos ejercicios de agilidad para medir su salto vertical y tuvo a Manny Ramírez y Cedric Hunter como compañeros en una práctica de bateo durante una sesión muy esperada en la que repartió lanzamientos a todos los campos y envió un par de recuerdos por encima de los muros.

Luego practicó atrapadas con Ramírez y firmó autógrafos para los aficionados en un día sin partido de pretemporada en el Estadio Municipal de Phoenix, solo un espectáculo.

"Estoy muy contento de estar aquí porque siento que estoy muy cerca de mi sueño de jugar en las Grandes Ligas", dijo Céspedes, quien jugó durante ocho temporadas en la liga cubana antes de desertar en el 2011 a República Dominicana con su madre, una tía y cuatro primos.

El tendrá prácticas de bateo y se concentrará en ejercicios defensivos durante la próxima semana mientras trata de ponerse al día con sus compañeros de equipo que llevan dos semanas aquí.

"Voy a estar listo en cinco o seis días", dijo.

Se espera que pueda jugar en las mayores de inmediato, aunque el truncado calendario de primavera de los Atléticos puede obstaculizar esos planes. Ellos salen de Arizona el 22 de marzo para poder abrir la temporada en Japón el 28 de marzo contra Seattle.

La llegada de Céspedes deja al mánager Doug Melvin con 16 jardineros para los que tiene que encontrar turnos al bate durante el campamento.

La gran pregunta para los Atléticos es si Céspedes jugará como jardinero izquierdo o si reemplaza a Coco Crispo en el central. Crisp ha dicho que quiere quedarse ahí, pero esa es también la posición natural de Céspedes, y los Atléticos querrán hacer todo lo posible para ayudarle a sentirse cómodo mientras se adapta a un nuevo país y un nuevo nivel de competencia.

"Estoy dispuesto a jugar donde me lo pidan", dijo Céspedes.

Melvin dijo que pondrá a Céspedes a hacer sus ejercicios desde el jardín central hasta que se aclimate.

"No es un problema en este momento", dijo el gerente general de los Atléticos, Billy Beane. "Pero creo que en última instancia, lo que Bob va a hacer es poner al mejor jardinero central en el jardín central y el mejor jardinero izquierdo en el jardín izquierdo, sea quien sea".

Antes del domingo, Melvin sólo había visto imágenes de Céspedes.

"Vi algunos videos", dijo. "También vi el video de YouTube. Era bueno".

La reputación de Céspedes lo precede gracias a un video promocional de 20 minutos realizado por sus manejadores que muestra su poder de bate y hábil defensa, además de su poder de salto vertical, velocidad en los senderos y elasticidad en el jardín.

"Quiero decir, es difícil no impresionarse con algunas de las cosas", dijo Beane.

Céspedes firmó un contrato de cuatro años y 36 millones de dólares, el más rico para un desertor cubano. La contratación fue un gran golpe para la modesta franquicia que inesperadamente superó ofertas de otros clubes con más recursos por el jardinero titular con Cuba en el Clásico Mundial de Beisbol del 2009, cuando bateó .458 con dos vuelacercas y cinco carreras impulsadas en seis partidos.