China anunció el domingo que incrementará su gasto de defensa en 11,2% en 2012 con lo que llega a casi dos décadas con aumentos de dos dígitos en el sector.

Aunque la cifra proyectada es menor a la expansión de 12,7% del año pasado, las autoridades militares de China han expresado malestar por las decisiones recientes del gobierno estadounidense de fortalecer su presencia militar en la región de Asia-Pacífico.

Solamente en dos ocasiones desde principios de la década de 1990, el aumento en la defensa china ha sido menor a dos dígitos.

El vocero de la Asamblea Popular Nacional de China, Li Zhaoxing, dijo que el gasto nacional de defensa sería aumentado en 11,2% sobre la cifra del año pasado para llegar a 670.200 millones de yuanes (106.400 millones de dólares) en 2012, lo cual significa una elevación de 67.000 millones de yuanes.

El gasto oficial de defensa de China es el más grande en el mundo después de Estados Unidos, pero el gasto real, según expertos foráneos en defensa, podría ser 50% más alto, dado que China excluye las erogaciones para su fuerza de misiles nucleares y otros programas.

Li, en rueda de prensa un día antes de la inauguración de la sesión anual de la asamblea, dijo que el gasto militar de China era pequeño en cuanto a su porcentaje en el producto interno bruto en comparación con otros países, en particular Estados Unidos.

"China está comprometida con el sendero del desarrollo pacífico y sigue una política nacional de defensa que es defensiva por naturaleza", afirmó Li. "Como verán, China tiene 1.300 millones de personas, un gran territorio y una costa prolongada, pero nuestro gasto de defensa es relativamente menor comparado con otros grandes países".

El gasto militar del año pasado ascemdió al 1,28% de la economía china, dijo Li. En contraste, la proporción se situó en 4,8% para Estados Unidos en 2012, según datos del Banco Mundial.

El incremento en gasto de defensa es parte del proceso de modernización a largo plazo de China, pero también en parte es impulsado por el nuevo énfasis del presidente estadounidense Barack Obama en la región Asia-Pacífico, dijo Sarah McDowall, una importante analista en IHS Jane's, una firma consultora en seguridad con sede en Londres.

"Es importante notar que Beijing considera que está reaccionando a las políticas cada vez más enérgicas de otros países y ha dicho en repetidas ocasiones que no quiere provocar un enfrentamiento militar", citaron a McDowall en un comunicado de prensa.

Beijing ha acumulado una fuerte provisión de defensa durante más de dos décadas en que ha transformado al ejército en una formidable fuerza regional, cada vez más capaz de proyectar su poder lejos de China. Aunque dirigido principalmente a Estados Unidos, la militarización también se presenta como un desafío para los rivales asiáticos como India y otros países como Japón, Vietnam y Filipinas, que tienen disputas marítimas con China.