Una batalla legal entre dos lesbianas por la custodia de una hija podría determinar la noción de quién es madre y obligar a los legisladores en Florida a reconsiderar una ley estatal que data de hace 19 años.

Las mujeres, ahora en sus treintas e identificadas en documentos judiciales solamente por sus iniciales, eran ambas agentes del orden en Florida. Una de las mujeres donó un óvulo que fue fertilizado e implantado en la otra, quien dio a luz en el 2004, en el noveno año de su relación. La pareja del condado Brevard se separó dos años después, y la madre que dio a luz dejó Florida con su niño sin informarle a su antigua amante. La mujer que donó el óvulo y que se llama a sí misma la madre biológica finalmente les ubicó en Australia con ayuda de un detective privado.

La pelea por su hija que, ahora tiene 8 años, fue llevada ante la Corte Suprema de Florida, que no ha dicho si admitirá el caso. Un juez falló a favor de la madre que dio a luz y dijo que la donante del óvulo no tenía derechos de maternidad. Una corte de apelaciones dio la razón a la madre biológica y dijo que ambas tienen derechos. La Corte Suprema del estado está evaluando si admite el caso.

Lo que está sobre la mesa es una ley estatal que intenta regular la donación de óvulos y esperma. Expertos debaten si el derecho constitucional a procrear incluye tecnologías extracorporales usadas para concebir.

Otro tema de debate son asuntos constitucionales sobre el derecho de los gays a tener hijos y recibir igual protección bajo la ley. Otro tribunal de apelaciones declaró inconstitucional en el 2010 la prohibición en Florida de que parejas gays adopten niños.

La madre biológica en el caso actual, sin embargo, no está interesada en ser una pionera legal ni social, dice su abogado. Ella solamente quiere a su hija en su vida.

"No ha visto a su hija en años, y eso ha sido terriblemente difícil para ella", dijo Robert A. Segal, un abogado de casos familiares en Melbourne.

El abogado de la madre que dio a luz, Robert Wheelock, no respondió a preguntas escritas enviadas por correo electrónico.

No se sabe por qué decidieron separarse las dos mujeres, pero "su separación no disuelve los derechos maternos de ninguna de las mujeres, ni disuelve el amor ni el afecto que ellas sienten por su hija", dijo el tribunal de apelaciones. Ello deja el caso por el momento, en manos de la corte suprema del estado.

_____

James L. Rosica está en Twitter como: www.twitter.com/jlrosica