El líder norcoreano Kim Jong Un ordenó que las tropas a lo largo de la frontera con Corea del Sur estén en alerta durante su visita a la Zona Desmilitarizada, dijo el domingo la prensa estatal.

La visita de Kim a la aldea de Panmunyom, su primer viaje reportado al lugar desde la muerte en diciembre de su padre, Kim Jong Il, se produce en medio de una escalada de la retórica militarista de Pyongyang contra Seúl, apenas días después de que Corea del Norte y Estados Unidos llegasen a un acuerdo nuclear luego de años de estancamiento.

Las recientes amenazas norcoreanas, que incluyen promesas de una "guerra sagrada" contra Seúl a causa de las maniobras militares estadounidenses-sudcoreanas, parecen estar dirigidas a la audiencia nacional, dicen analistas, y podrían ser un esfuerzo para fortalecer las credenciales militares de Kim Jong Un luego de exhibir sus habilidades diplomáticas en el acuerdo con Washington.

Aun así, la retórica mantiene tensa la región y complica las gestiones diplomáticas para resolver el diferendo sobre el programa nuclear norcoreano. Washington ha dicho que la mejora de los lazos intercoreanos es crucial para el éxito de la diplomacia. Corea del Norte ha cumplido algunas amenazas en el pasado. Cincuenta sudcoreanos murieron en ataques de Corea del Norte en el 2010.

El domingo, decenas de miles de norcoreanos se congregaron en Pyongyang, jurando derrocar al presidente sudcoreano Li Myung-bak, quien dio fin a una política de ayuda sin precondiciones para Corea del Norte cuando asumió el cargo en el 2008. La Plaza Kim Il Sung estaba atestada con soldados y ciudadanos que escuchaban con atención mientras líderes criticaban al gobierno de Li. Enormes carteles de propaganda y retratos de Kim Il Sung y Kim Jong Il dominaban la plaza.

En retórica típica de Pyongyang, el jefe de las fuerzas armadas Ri Yong Ho advirtió en su discurso que el ejército norcoreano "arrasaría" con los traidores sudcoreanos.

Soldados y ciudadanos más adelante desfilaron por la plaza, portando banderas rojas, alzando los puños y coreando "Matemos a Li Myung-bak despedazándolo".

Un analista con el Instituto Coreano de Unificación Nacional, en Seúl, Jeung Young-tae, dijo que la retórica es algo que Kim Jong Un debe hacer para fortalecer su posición entre la élite militar y gobernante.

"Es algo que él debe hacer como sucesor", dijo Jeung. Corea del Norte "hizo algo similar cuando Kim Jong Il asumió como nuevo líder tras la muerte de su padre, Kim Il Sung".