Cuadrillas de emergencia continuaban el sábado por la noche la búsqueda de sobrevivientes luego de una serie de tormentas que arrasó comunidades rurales del centro-occidente y el sur del país, cuasando 38 muertes y un rastro de destrucción con casas destrozadas, tendido eléctrico caído y calles llenas de autos volcados.

En medio de la destrucción comenzaron a surgir historias de supervivencia, como la de una niña de dos años que fue hallada con vida en un paraje a 16 kilómetros (10 millas) de su casa en Indiana. Sus padres no sobrevivieron. Y una pareja que se ocultaba en el sótano de un restaurante cuando un camión escolar se estrelló con el muro del inmueble.

La racha de tornados, pronosticada por los meteorólogos desde hace días, causó la muerte de al menos 38 personas en cinco estados, pero se prevé que la cifra aumente conforme la policía de caminos, la Guardia Nacional y los equipos de rescate se abran paso en los condados que quedaron incomunicados por la caída de torres de telefonía celular y por escombros que obstruyen el paso en carreteras.

En Indiana se reportaron 14 decesos, 19 en Kentucky, tres en Ohio y uno en Alabama.

En Kentucky, la Guardia Nacional y la policía estatal se dedicaron a la búsqueda de personas desaparecidas, sin conocer exactamente su número. En Indiana, las autoridades recorrieron las carreteras rurales secundarias y reconocieron que algunos pueblos pequeños "han desaparecido por completo".

En un poblado de unos 2.000 habitantes al norte de Louisville, Kentucky, los residentes tuvieron que sortear los escombros empujando carritos de supermercado para abastecer a los que lo necesitaran de agua y alimentos. Centenares de bomberos y policías recorrieron las calles de la castigada aldea, donde muy pocas estructuras quedaron en pie y donde fueron destruidas la totalidad de sus escuelas.

Las tormentas del viernes ocurrieron dos días después que otra ronda de tornados matara a 13 personas en el centro y sur del país, y el Servicio Nacional Meteorológico anunció que habría más días de parecida turbulencia.

Para las 10 de la noche, el servicio había emitido 269 advertencias de tornados. En todo febrero fueron emitidas 189.

"Sabíamos que venía esto. Seguíamos la meteorología como todo el mundo", dijo el jefe de policía del condado de Clark, en Indiana, Danny Rodden. "Era lo peor que podía pasar. No hay forma de prepararse para algo así".

Se pronostica más tormentas en las próximas horas en el sur de Georgia y el norte de Florida.

___

Los redactores de Associated Press Roger Alford en West Liberty, Kentucky, y Bruce Schreiner, en East Bernstadt, Kentucky, contribuyeron a este despacho.