El español David Ferrer arrasó con su compatriota Fernando Verdasco a quien venció 6-1, 6-2 el sábado por la noche para conseguir el tricampeonato del Abierto mexicano de tenis y el 13er título de su carrera.

Ferrer, primer clasificado en México, se coloca a un solo triunfo de igualar la marca del austríaco Thomas Muster, quien fue tetracampeón de este torneo en la década de los noventa.

"Fue el mejor partido de la semana ,fallé poco y aproveché los fallos de Fernando, estoy muy feliz de ganar por tercera vez en Acapulco", dijo Ferrer. "Es difícil ganar tres veces aquí, es un torneo grande, poder ponerme cerca de Muster me enorgullece y habla bien de la carrera que estoy teniendo".

Ferrer, quien es sexto jugador del mundo, ganó su tercer campeonato en el 2012. Antes había ganado en Auckland a inicios de año y la semana pasada se coronó en Buenos Aires. Su récord de inicio de temporada es un impresionante 18-1 y su único revés fue en los cuartos de final del Abierto de Australia cuando fue superado por el serbio Novak Djokovic.

Ferrer se lleva a casa los 500 puntos del torneo y una bolsa de 277 mil dólares.

Verdasco, quien usó una protección especial en su lesionada rodilla izquierda, se vio lejos de la forma que había mostrado a lo largo de la semana donde no había perdido ningún set.

Fue la segunda derrota en una final mexicana para Verdasco, quien en el 2004 fue superado por su compatriota Carlos Moyá.

"Después del partido desastroso que he hecho me da vergüenza hablar, quiero felicitar a David que es un gran campeón, hoy no he sido digno rival de él. Perder una final es duro, perderla de esta forma lo es más, me habría gustado dar más espectáculo, pero a veces la bola no entra y el más perjudicado soy yo", dijo Verdasco.

El primer set, que duró apenas 31 minutos, se resolvió con rompimientos de Ferrer en el segundo y sexto "game". En el segundo, Ferrer rompió en el quinto y séptimo juegos para encaminarse al triunfo.

En mujeres, la tenista italiana Sara Errani superó 5-7, 7-6 (2), 6-0 a su compatriota Flavia Pennetta para ganar el tercer título de su carrera.

En un encuentro en el que ambas jugadoras tuvieron serios problemas con el saque, fue Errani la que se equivocó menos para lograr coronarse por primera vez desde el torneo de Palermo en 2008.

"Empezamos con muchos rompimientos, no sacamos bien, fue un partido muy luchado, fue una final increíble y no fue fácil", dijo Errani, quien se llevó una bolsa de 37 mil dólares y 280 puntos para el ránking mundial, donde ocupa la posición 36.

Pennetta, que jugó su séptima final en Acapulco, donde ganó en 2005 y 2008, se quedó con las ganas de convertirse en la primera jugadora con más de dos títulos en México.

Fue la segunda final perdida en esta temporada para Pennetta, que también sucumbió en Auckland.

El partido tuvo 16 rompimientos de saque, nueve de ellos en el inconsistente primer set.