La lucha encarnizada por la candidatura presidencial republicana no acabará suficientemente pronto, dicen algunos desalentados miembros de la base partidista.

"Se pondrá bastante feo entre más se alargue, por las difamaciones", dijo Marilyn Duley, de Hamilton, Ohio.

Otros partidarios alegan que la paciencia es una virtud cuando se trata de elegir al republicano más capacitado para enfrentar al presidente Barack Obama en las urnas.

"Se alargará lo suficiente para elegir al candidato correcto", afirmó Elizabeth Hunter, de Tacoma, Washington.

Mientras Obama se prepara para la elección general sin un adversario en las primarias, no hay final a la vista en la volátil contienda primaria de los republicanos en la que compiten Mitt Romney, Rick Santorum y, muy retrasados en las encuestas, Newt Gingrich y Ron Paul.

Existe debate entre los simpatizantes republicanos sobre si la ríspida disputa perjudicará o beneficiará a un partido que atraviesa una crisis de identidad: un partido fragmentado entre la dirigencia republicana y sus facciones de mayor conservadurismo.

El sábado se cumplirán dos meses de votación en una temporada de primarias que podría alargarse hasta junio. Romney, el favorito, no ha podido hacerse de la nominación tan rápidamente como muchos pensaban que lo haría a inicios de año. No ha podido calmar los temores de los conservadores que componen la base del partido, y tanto Santorum como Gingrich han sacado provecho a ese descontento.

Los otros candidatos han caído uno tras otro en debates, anuncios y actos de campaña este año. Ninguno está cerca de amasar los 1.144 delegados a la convención nacional que necesitan para asegurar la nominación republicana.

Y tampoco hay alguno que esté tomando una clara delantera, hasta ahora. Por eso algunos líderes del partido expresan temores de que el eventual candidato llegue a la campaña electoral sin fondos y con la imagen maltratada.

Otros, no obstante, no están tan preocupados por ello.

"Una vez que tengamos candidato, nos uniremos para apoyarlo", dijo Wes Belter, representante estatal de Dakota del Norte.

___

Dan Sewell en West Chester, Ohio; Ken Thomas en Cummings, Georgia, y Kasie Hunt en Fargo, Dakota del Norte, contribuyeron a este despacho.