El parlamento polaco autorizó una resolución pidiendo la liberación de prisioneros de consciencia en Bielorrusia, el más reciente intento de Varsovia para presionar un cambio democrático en el autocrático país vecino.

El Sejm, o la cámara baja del parlamento, votó unánimemente el viernes a favor de la resolución, la cual condena la política de represión que ha crecido en la antigua república soviética luego de las elecciones de diciembre de 2010 ampliamente tachadas de fraudulentas.

La acción del parlamento polaco se da en un momento de elevadas tensiones entre Bielorrusia y Occidente.

El martes, Bielorrusia pidió a los embajadores de la Unión Europea y Polonia que abandonaran el país, propiciando que la unión retirara a todos sus embajadores del país.

Polonia ha asumido un papel importante en la Unión Europea para impulsar reformas en Bielorrusia.