El secretario general de la ONU Ban Ki-moon pidió el viernes al gobierno sirio que permita inmediatamente que los trabajadores que llevan ayuda humanitaria la entreguen a las personas que la necesitan.

Ban habló con la prensa luego de que tropas del gobierno impidieron el paso de un convoy de la Cruz Roja que llevaba ayuda humanitaria a un vecindario particularmente golpeado en la asediada ciudad de Homs.

El secretario general se refirió a las imágenes de la violencia en Siria como "atroces" e "intolerables".

Agregó que las autoridades sirias deben cesar la violencia y permitir que los trabajadores de la misión humanitaria tengan acceso a zonas afectadas "sin condiciones".

Ban tiene planeado hablar de Siria ante la Asamblea General en las próximas horas.

La ONU dice que más de 7.500 personas han muerto por la represión del gobierno contra manifestantes que protestan desde hace 11 meses.