Mariah Carey participó en la ceremonia de bautizo del crucero Fantasy de Disney en el muelle del río Hudson, en Manhattan, y afirmó que deseaba traer a sus mellizos para disfrutar la hospitalidad de Disney.

"Te bautizo Disney Fantasy. Que Dios bendiga a esta nave y a todos los que viajen en ella", dijo Carey al lado del director general de Disney, Bob Iger; el presidente de parques y centros vacacionales Walt Disney, Tom Staggs, y por supuesto, Mickey Mouse.

La ceremonia se efectuó dentro del atrio de la nave, donde una botella de champaña de imitación y más grande de lo normal roció el lugar con confeti brillante mientras el esposo de la artista, Nick Cannon, permanecía en cubierta con una botella de verdad acompañado de Minnie Mouse.

Antes, Carey recibió una ovación de la multitud cuando cantó la frase "I'm a native New Yorker" (Soy neoyorquina nativa) y agregó que "me encantará traer a mis bebés aquí". Sus mellizos nacieron hace menos de un año.

La nave, con 14 cubiertas y cupo para 4.000 pasajeros, tiene como logo distintivo las orejas del famoso ratón. El crucero llegó el martes a Nueva York después de una travesía de 6.115 kilómetros (3.800 millas) en la que cruzo el océano Atlántico desde Bremerhaven, Alemania.

La nave, construida en Papenburg, zarpará el 31 de marzo de Port Cañaveral, Florida, para un crucero de siete noches por el Caribe.

El barco se parece al crucero Disney Dream, inaugurado hace un año.

Ambas naves tienen recorridos rápido por canales con agua llamados AquaDuck; ventanillas virtuales que proyectan imágenes del exterior tomadas por videocámaras y cuadros en los pasillos que adquieren animación al paso de los huéspedes. También tienen piscinas y otras zonas para deportes y entrentenimientos.

___

El periodista de The Associated Press, Ryan Nakashima, en Los Angeles, contribuyó a este despacho.