El presidente del gobierno español Mariano Rajoy dijo el viernes que su país no logrará este año cumplir con el objetivo pactado para la reducción del déficit presupuestario, por lo que podría ser sancionado por la Unión Europea.

No fue la única mala noticia: aumentaron los pedidos de seguro al paro y se pronosticó que el PIB se contraerá 1,7% este año, comparado con la previsión anterior de 1,5%.

El déficit presupuestario español alcanzará este año el 5,8% de su producto interno bruto, indicó Rajoy al concluir la reunión cimera de la Unión Europea en Bruselas. La cifra contrasta con el 4,4% prometida por Madrid al resto de los 27 países del bloque.

Con todo, Rajoy dijo que España sigue aspirando a reducir su déficit al 3% en el 2013, como exige el bloque. No explicó cómo reaccionaron sus colegas de la UE ante la noticias de un déficit mayor, pero insistió que sigue comprometido con la austeridad del gasto público.

El reconocimiento de Rajoy no es una sorpresa, ya que España no cumplió ni de lejos el objetivo deficitario del 5,2% del PIB, llegando al 8,51% el año pasado.

Empero, pone a Madrid en un enfrentamiento con la UE y sus socios de la eurozona, que consideran la austeridad del gasto público la mejor forma de combatir la crisis de la deuda soberana.

Rajoy habló en Bruselas después de una cumbre de la eurozona. Acerca de la nueva meta, dijo que no consultó a otros gobernantes europeos y que informará a la Comisión en abril. "Esta es una decisión soberana de España", acotó.

En Madrid, el ministro de Economía, Luis de Guindos, anunció el pronóstico del 1,7% y dijo que la economía se contraerá en los dos primeros trimestres del año, y posiblemente en el tercero, antes de empezar la recuperación. Atribuyó estos problemas a la caída del consumo interno, el aumento de los precios del petróleo y la desaceleración de la economía mundiaal.

Un vocero de la Comisión Europea dijo el viernes que el brazo ejecutivo de la UE no ha alterado su objetivo para este año.

"El déficit presupuestario fue autorizado en un 4,4" (del PIB) en el 2012", dijo Amadeu Altafaj Tardio. "Por lo tanto, nuestra valoración está basada en ese objetivo".

Además, advirtió a España, con un desempleo superior al 23% y un apurado sector bancario, que podría ser nuevamente presionada por los mercados si no logra reducir el déficit.

"Se trata de un tema de confianza", dijo Altafaj Tardio, y agregó que la Comisión quiere que Madrid aporte detalles y explicaciones de por qué el déficit del año pasado fue mucho mayor que lo pronosticado por el gobierno socialista español — y lo que piensa hacer el nuevo gabinete conservador este año — antes de que concluya el mes.

La renuencia de la Comisión a otorgar a España una salvedad en las metas pactadas sobre el déficit presupuestario haría que el país sea multado hasta con un 0,2% de su PIB.

___

Steinhauser reportó desde Bruselas.