Dos tercios de las ciudades chinas actualmente no logran superar estándares más estrictos de calidad de aire que el gobierno quiere implementar durante los próximos cuatro años, dijo el viernes un importante funcionario ambientalista.

El Consejo Estatal, el gabinete chino, emitió el miércoles nuevos límites de polución que entrarán en vigor en todo el país el 2016. Asimismo, dijo que las principales ciudades deben lanzar programas este año para revisar regularmente diferentes tipos de contaminantes adicionales que surjan por primera ocasión, incluyendo finas partículas asociadas con problemas de salud.

El viceministro de Protección Ambiental Wu Xiaoqing dijo el viernes que el gobierno calcula que dos tercios de las ciudades chinas actualmente no logran ajustarse a los nuevos estándares, y agregó que los esfuerzos por mejorar la calidad del aire urbano ser una "tarea muy difícil".

"Nuestra misión de controlar la polución del aire es enorme", dijo Wu.

El gobierno revisó sus estándares de calidad de aire en respuesta a la presión pública sobre la contaminación y la falta de información sobre la calidad de aire en China. Las demandas en Beijing por una mayor responsabilidad del gobierno sobre la calidad del aíre fueron impulsadas en meses recientes en parte porque la embajada estadounidense empezó a publicar el Twitter actualizaciones cada hora sobre la calidad del aire medida desde la azotea del edificio que ocupa.

Wu dijo que el gobierno planea instalar 1.500 nuevas estaciones de monitoreo de aire en todo el país.

"Nosotros también queremos generar la confianza del público respecto de la información que ofrecemos para poder dar un mejor servicio al público", agregó Wu.

Los nuevos estándares chinos exigen que las finas partículas llamadas PM2.5 se mantengan en promedios diarios de 75 microgramos por metro cúbico — Más del doble que lo que estipula la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos de 35 microgramos.

Algunas ciudades chinas generalmente tienen mucha más cantidad que eso y la embajada estadounidense registró un promedio de 24 horas el viernes de 188.5, una medida calificada de "muy poco saludable".

Las PM2.5 — partículas de menos de 2,5 micrómetros de tamaño, o 1/30va parte del ancho de un cabello humano — se cree que son un riesgo para la salud porque se pueden alojar en zonas muy profundas de los pulmones y se han vinculado a muchas enfermedades cardiovasculares y respiratorias así como al cáncer de pulmón.