Dos periodistas franceses a quienes sacaron clandestinamente de Siria llegaron el viernes a Francia, luego de estar envueltos nueve días por los combates que vive el país.

Edith Bouvier, de 31 años, y William Daniels, quedaron atrapados en el ataque del gobierno sirio contra un vecindario rebelde en la ciudad de Homs.

El presidente Nicolas Sarkozy los recibió en el aeropuerto militar de Villacoublay, al oeste de París, donde elogió la valentía de Bouvier y "el espíritu casi caballeresco de su compañero de infortunio, William Daniels, quien nunca abandonó a Edith Bouvier aun cuando estaba ileso y tenía otras posibilidades de salir".

Los periodistas permanecieron en el avión especial que los trajo a Francia. Sarkozy y familiares de Bouvier y Daniels abordaron la aeronave después del aterrizaje.

"Quiero decir de la manera más solemne que las autoridades sirias tendrán que responder a las autoridades judiciales internacionales por sus crímenes. Los crímenes que cometieron no quedarán impunes", dijo Sarkozy antes de entrar en el avión.

Bouvier fue herida por un ataque con cohetes el 22 de febrero durante una ofensiva del gobierno sirio contra el vecindario de Baba Amr, en manos de los rebeldes. El ataque mató a dos periodistas occidentales — la reportera estadounidense Marie Colvin y el fotógrafo francés Remi Ochlik — e hirió a un fotógrafo británico, Paul Conroy. Daniels no resultó herido en el ataque.