Seis personas murieron cuando cuadras enteras de viviendas en Harrisburg se desplomaron por las tormentas durante la noche que barrieron con la zona centro del país, matando al menos a 12 personas en tres estados.

En Misurí, una persona murió en una zona de casas rodantes de la ciudad de Buffalo mientras que las autoridades reportaron otras dos muertes en las áreas de Cassville y Puxico. Un tornado barrió con todo a su paso por la carretera principal de Branson, meca de Misurí de la música country, causando estragos en algunos de los famosos teatros de la ciudad pocos días antes del inicio de la temporada turística, crucial para el poblado.

Se reportó la muerte de tres personas en el este de Tenesí: dos en el condado de Cumberland y otra en el condado de DeKalb.

Y en Kansas, los médicos retiraron el respirador artificial el miércoles por la tarde a un hombre cuyo hogar en Harveyville le cayó encima después que de un tornado categoría EF2 con vientos de 190 a 210 kilómetros (120 a 130 millas) por hora derribara gran parte de la pequeña comunidad.

Las autoridades recibieron el reporte de al menos 16 tornados desde Nebraska y Kansas por el sur de Misurí hasta Illinois y Kentucky, de acuerdo con el Centro de Pronóstico de Tormentas en Norman, Oklahoma, una sección del Servicio Meteorológico Nacional.

En Harrisburg, que tiene un historial rico en minas de carbón, el alcalde Eric Gregg dijo que el ataque del tornado fue "desgarrador". El Servicio Metereológico Nacional otorgó inicialmente al tornado una categoría de EF4, la segunda más alta otorgada para tornados con base en daños ocasionados. Los científicos indicaron que el tornado era de 183 metros (200 yardas) de ancho con vientos de hasta 273 kilómetros por hora (170 millas por hora).

Sumándose al peligro, azotó mientras la mayoría de los pobladores dormía — un período que el meteorólogo investigador Harold Brooks consideró inusual pero "no del todo".

Brooks, del Laboratorio Nacional para Tormentas Severas de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés), en Norman, Oklahoma, dijo que cerca del 10% de los tornados azotan entre la medianoche y las 6:00 de la mañana, hora en que el nivel de peligro aumenta debido a que las tormentas son más difíciles de detectar y es más complicado informar al respecto.