El máximo organismo de las Naciones Unidas para los Derechos humanos condenó el jueves a Siria debido a las "violaciones generalizadas y sistemáticas" cometidas contra civiles en la represión de la disidencia. Mientras tanto, más gobiernos occidentales cerraron sus embajadas en Damasco debido al deterioro en la seguridad.

Los miembros del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobaron por 37 votos a favor y tres en contra — los de Rusia, China y Cuba — una resolución que presentó Turquía. Cuatro integrantes del organismo, de 47 naciones, se abstuvieron y cuatro no emitieron voto.

La resolución exhorta a Siria para que suspenda de inmediato todos los ataques contra civiles y permita el acceso irrestricto a diversos grupos de asistencia humanitaria. También apoyó la recopilación de pruebas sobre posibles crímenes de lesa humanidad y otros abusos graves en la lucha en Siria para que los culpables puedan ser responsabilizados más adelante.

El Consejo de Derechos Humanos, con sede en Ginebra, carece de capacidad jurídica, pero los diplomáticos lo consideran un aval moral que puede alentar resoluciones similares en el poderoso Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

La banca de Siria permaneció vacía durante la votación, después que el enviado de ese país a la ONU se retiró el martes del Consejo tras acusar al organismo de apoyar el terrorismo y prolongar la crisis en su país.

Rusia y China se opusieron a una resolución parecida ante el Consejo de Seguridad por temor a que desemboque en una acción militar occidental contra el régimen del presidente sirio Bashar Assad.

"Esperemos que quienes votaron contra la resolución hoy puedan ver qué aislados están en la comunidad internacional", afirmó el embajador británico en Ginebra, Peter Gooderham. "Esperamos fervientemente que esto tenga impacto en Beijing, en Moscú y por supuesto en Ginebra".

La ONU calcula que más de 7.500 personas han muerto desde que comenzaron las protestas contra el régimen de Assad en marzo del 2011.

El jueves, la cancillería británica confirmó que el Reino Unido cerraba su embajada en Siria y retiraba a todo su personal diplomático por el deterioro de la seguridad.

Suiza anunció el miércoles por la noche que cerraba temporalmente su oficina en Damasco, lo mismo que hizo Estados Unidos a principios de febrero.