El presidente José Mujica al cumplir dos años de gobierno resaltó el jueves que aunque Uruguay muestra actualmente los mejores indicadores socioeconómicos de su historia, aún queda mucho por hacer.

El mandatario dijo que "la batalla es infinita, por la enseñanza, por el trabajo, por la infraestructura, por la inversión en el país, por la mejora en las condiciones de vida de mucha gente postergada, por la mejora en el campo de la seguridad".

"Los indicadores que el país presenta son largamente los mejores de su historia. Y sin embargo, (aunque) nunca hemos tenido tanto, mucho más nos duele lo mucho que nos falta en esta carrera eterna e infinita por la justicia social y por la libertad", dijo Mujica en un mensaje que difundió a través de la radio y la televisión.

"Nos queda mucho por hacer. Mucho dependerá de cada uno de nosotros. Tenemos confianza, infinita confianza en las posibilidades del país", destacó.

Sin embargo, previamente, en su audición radial semanal, Mujica criticó al sistema político uruguayo.

"El sistema político vive en campaña electoral, es el flagelo que más perjudica al Uruguay y es difícil intentar construir juntos y aquel que lo intenta de buena fe es poco menos que vilipendiado por sus propios correligionarios", expresó.

Estos dichos fueron rechazados casi de inmediato por dirigentes de la oposición.

En la agenda del mandatario para 2012 figuran mejoras en la educación, la seguridad, las políticas sociales y las obras de infraestructura.

Uruguay acumuló un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del 14,5% entre 2010 y 2011, y en los últimos meses logró cifras récord de desempleo, que se ubicó cerca del 6%.

Mujica inicia su tercer año como presidente con una aprobación cercana al 50%, un porcentaje similar al que tenía el ex presidente izquierdista Tabaré Vázquez (2005-2010) a esta altura de su gestión, según varios estudios de opinión pública.

El mandato de Mujica culminará en 2015.