El secretario de economía mexicano informó el jueves que espera resolver la próxima semana la disputa en torno a un tratado bilateral de comercio automovilístico con Brasil.

"No pensamos retrocesos, no pensamos mecanismos que lejos de ampliar el comercio, lo restrinjan", dijo Bruno Ferrari el jueves en rueda de prensa.

Señaló que fue Brasil que tomó la decisión de revisar los términos del tratado de comercio que data de 2003 ante un brusco aumento de su déficit en el sector.

El secretario dijo que México invitó a los funcionarios de Brasil a sostener reuniones la semana entrante en este país, para llegar a un acuerdo el 9 de marzo.

Brasil ha propuesto incluir camiones y autobuses en el acuerdo y restringir la importación de autos libres de gravámenes.

Ferrari agregó que su país no acepta la reducción del número de automóviles que mandan a Brasil e incluso quieren que si se incluye la exportación de vehículos de carga pesada brasileños, México también pueda exportarlos los propios al país sudamericano.

"Tenemos que defender que se siga dando este crecimiento", expresó Ferrari. "Yo estoy totalmente en el ánimo de renegociar".

Sin acuerdo, México tendría que pagar más impuesto para exportar vehículos a Brasil. Los modelos que Brasil importa de México son los Nissan March, Tiida y Sentra, así como el Ford Fusion, el Fiat 500 y el Volkswagen Jetta.

El pacto está en vigencia desde 2003 y ha crecido de 1.100 millones de dólares a 2.500 millones de dólares en el 2011.