La candidata presidencial oficialista ha reducido de manera importante la brecha en las preferencias electorales respecto al favorito del opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI), lo cual para algunos muestra que la contienda por la presidencia de México podría ser más cerrada de lo anticipado.

Una encuesta de la empresa GEA/ISA, publicada el jueves por el diario Milenio, señaló que un 36% votaría por el candidato del PRI, Enrique Peña Nieto, mientras que un 29% lo haría por Josefina Vázquez Mota, del Partido Acción Nacional (PAN), una diferencia de siete puntos porcentuales y la primera ocasión en que la distancia se ubica en una cifra de un dígito.

En una encuesta de la misma empresa divulgada en enero, la diferencia era de 20 puntos porcentuales, cuando un 41% respondió que votaría por Peña Nieto y un 21% por Vázquez Mota.

La encuesta divulgada el jueves destaca que en tercer lugar, con 17% de las preferencias, se ubica Andrés Manuel López Obrador, del partido izquierdista de la Revolución Democrática (PRD).

El estudio se realizó del 17 al 19 de febrero a 1.000 personas en su domicilio con un margen de error de cuatro puntos porcentuales.

Otra encuesta también revelada el jueves señaló que aumentó la preferencia por el PAN, pero en menor dimensión.

La empresa Parametría informó que Peña Nieto se ubica al frente con 48%, mientras que Vázquez Mota tiene 31% y López Obrador, 19%.

Para la encuesta, se entrevistó a 1.000 personas en su domicilio del 24 al 28 de febrero con un margen de error de 3,1%.

Los mexicanos acudirán a las urnas el 1 de julio para elegir al nuevo presidente de México, un país que desde 2000 y por dos periodos consecutivos ha sido gobernado por el PAN.

El PRI intenta recuperar la presidencia que perdió en el año 2000, luego de siete décadas de gobiernos continuos.

Para Macario Schettino, analista y profesor del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, una explicación es que hasta antes de febrero el PAN aún no escogía a su candidato presidencial y no estaba claro contra quién competiría Peña Nieto, quien desde finales de 2011 había sido elegido como el aspirante del PRI.

"Esperaba que la competencia fuera bastante más cerrada y ahora las encuestas ya están indicando eso", dijo el analista a The Associated Press. "Lo que no sabemos es si esto se va a convertir en una tendencia y eventualmente se crucen y quede arriba el PAN".

Aún antes de ser nombrado candidato, Peña Nieto había estado por más de un año a la cabeza de las preferencias medidas por diferentes encuestas, con diferencias de dos dígitos.

"Me entusiasma mucho el resultado de la encuesta GEAISA donde estamos a sólo 7 puntos de rebasar al puntero", escribió Vázquez Mota en su cuenta de Twitter.

De cara a los comicios, algunos creen que el PAN, y Vázquez Mota en particular, explotará el tema de género para ganar simpatías en un país que nunca en su historia ha tenido una presidenta.

Para estos comicios, por primera vez uno de los tres principales partidos de México elige a una mujer como su candidata.

Vázquez Mota se impuso en la candidatura del PAN al ex secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, y al ex senador Santiago Creel. Analistas veían a Cordero como el favorito del presidente Felipe Calderón.

"Josefina trae dos ventajas: uno, que no forma parte del grupo más cercano a Calderón y eso la gente lo sabe en general; y el otro es que es mujer y el ser mujer en sí mismo es una diferencia contra lo que hemos visto. No quiero decir que sea mejor o peor por eso, simplemente es algo diferente y a la gente le llama la atención", dijo Schettino.