Floyd Mayweather Jr. escogió un sitio extraño para dejar de hablar sobre Manny Pacquiao.

Al igual que lo hizo en el Teatro Apollo de Nueva York el martes, Mayweather se sentó en un trono al lado de Miguel Cotto en el Teatro Chino de Hollywood para promover el jueves la pelea de título mundial que disputarán el 5 de mayo en Las Vegas.

Mayweather prometió un combate de alto voltaje, uno que promete ser su prueba más difícil en media década.

Aunque el Teatro Chino se encuentra muy cerca del gimnasio donde Pacquiao se entrena, Mayweather si acaso se refirió al rival con el que rivaliza por la supremacía en el boxeo.

Ya que Mayweather y Pacquiao no terminan de ponerse a acuerdo para pactar un combate, el invicto campeón en cinco divisiones se mofó de Pacquiao en las otras actividades de promoción en Puerto Rico y Nueva York.

En Hollywood, sin embargo, procuró no nombrar a Pacquiao y se concentró en elogiar las virtudes del puertorriqueño Cotto, el actual campeón superwelter del AMB. Mayweather cree que Cotto aprendió de él al verlo entrenar en un gimnasio de Las Vegas hace una década.