Dos soldados estadounidenses fueron muertos el jueves por un soldado afgano y un maestro en una base conjunta del sur de Afganistán, dijeron las autoridades, en el más reciente una serie de homicidios tras la quema de varios ejemplares del Corán en una base aérea de Estados Unidos.

Ambos fueron muertos el mismo día que el comandante de las fuerzas expedicionarias de la OTAN autorizara el regreso de un reducido número de asesores extranjeros a los ministerios afganos tras más de una semana de ausencias debido al asesinato de otros dos estadounidenses.

Los asesinatos del jueves elevan a seis el número de estadounidenses muertos en menos de dos semanas por la quema de varios ejemplares del Corán y otros textos religiosos en una base militar estadounidense el 20 de febrero. Además, más de 30 afganos fueron abatidos en seis días de violencia callejera tras la quema.

El presidente Barack Obama y otros funcionarios estadounidenses se disculparon profusamente por la quema del Corán y dijeron que no fue intencional, aunque esos gestos no han calmado los ánimos de los integristas musulmanes.

Las fuerzas de seguridad afganas — o insurgentes vestidos de uniforme — han lanzado varios ataques contra los estadounidenses y soldados aliados en los últimos años. Empero, los recientes homicidios han sido relacionados con la quema del Corán.

Estados Unidos dijo que seguirá en Afganistán pese a los recientes desórdenes y asesinatos, aunque los homicidios del jueves afectarán el entrenamiento a medida que las fuerzas extranjeras se retiran del país para fines del 2014.

Las fuerzas de la OTAN tienen asesores en muchos ministerios afganos, tanto como entrenadores para facilitar la transición al control afgano, así como centenares de civiles en ministerios y proyectos de desarrollo dirigidos desde bases militares de la coalición en todo el país.

El entrenamiento y equipamiento de las fuerzas afganas ha costado en el 2010 y el 2011 a Estados Unidos 22.000 millones de dólares.

Estados Unidos ha reducido ya su presencia militar en Afganistán en 30.000 soldados, y el presidente Barack Obama quiere repatriar un total de 68.000 para fines de septiembre.

___

Los redactores de Associated Press Pauline Jelinek en Washington, Mirwais Khan en Kandahar y Amir Shah en Kabul contribuyeron a este artículo.