En la era jurásica, aun la pulga era colosal comparada con sus descendientes modernos: medía casi dos centímetros y medio (una pulgada).

Nuevos fósiles hallados en China son evidencia de las pulgas más antiguas, que datan de 125 a 165 millones de años, dijo Diying Huang, del Instituto de Geología y Paleontología de Nanking. Su probóscide — boca en forma de trompa o pico — desproporcionadamente larga, tenía bordes filosos que le ayudaban a morder y alimentarse de la sangre de animales enormes, reportan Huang y colaboradores el miércoles en la revista Nature.

Los científicos calculan que en el lomo de una de esas protopulgas cabrían por lo menos ocho pulgas modernas.

"¡Qué bestia!", comentó el coautor del estudio Michael Engel, curador de entomología en el Museo de Historia Natural en la Universidad de Kansas. "Era una criatura enorme. Ni quiero imaginarme llegar a casa y encontrarme a mi perrito enano con una o más de esas recorriéndolo".

Las hembras de esas pulgas casi duplicaban el tamaño de los machos, hallaron los investigadores, lo que coincide con las pulgas modernas.

Pero Engel dijo que no es solamente el tamaño lo que impresiona de los nueve fósiles. Era su pico temible capaz de penetrar y succionar sangre de algunos dinosaurios, probablemente los que tenían plumas.

Estos picos tenían "una especie de serrucho al costado", precisó Engel. "Estaban provistas de un arma".

Aunque las protopulgas eran grandes, tenían una desventaja respecto de las modernas: sus patas no estaban muy desarrolladas. A lo largo del tiempo, las pulgas pasaron de reptar a saltar, explicó Huang.

"Afortunadamente para los animales terrestres del mesozoico, estas enormes pulgas chatas carecían de la enorme capacidad de salto que tienen nuestras pulgas comunes", observó Joe Hannibal del Museo de Historia Natural de Cleveland. No participó en el estudio pero lo elogió por considerarlo útil e interesante.

Hallar las pulgas fue un golpe de suerte, dijo Huang. Encontró primero una en un mercado chino de fósiles y se lo mencionó a alguien en su hotel. Su interlocutor le mostró una foto de otra pulga fosilizada y le dijo que era de Daohugou, en el nordeste de la China, donde hay un depósito fósil famoso de hace unos 165 millones de años. Huang viajó allí y halló pulgas preservadas en una película parda de cenizas volcánicas. Los granos de roca eran tan finos que se podían ver las antenas y otros detalles de las pulgas, indicó.

______

En la red:

Revista Nature: http://www.nature.com/nature